21-04-2020 / 16:51 h EFE

El Govern ha dado luz verde este martes a que los inquilinos en situación de vulnerabilidad por la crisis de la COVID-19 que viven en pisos propiedad de la Generalitat puedan solicitar una moratoria del pago del alquiler durante el estado de alarma y los seis meses posteriores.

Esta es una de las medidas del decreto que ha aprobado el Consell Executiu este martes para dar respuesta a la crisis de la COVID-19.

El texto establece que las personas físicas o jurídicas que estén pagando un alquiler, un derecho de superficie, una concesión administrativa o cualquier derecho real por un inmueble propiedad de la Generalitat puedan pedir un aplazamiento o reducción del pago de la renta.

Esta medida estará vigente mientras dure el estado de alarma y hasta seis meses después de que finalice.

No será para todo el mundo, ya que los solicitantes deberán acreditar una situación económica vulnerable provocada por la crisis del coronavirus, en el caso de alquileres de viviendas, o una reducción del volumen de facturación en otros tipos de arrendamientos.

Los arrendadores tendrán que devolver el importe aplazado durante los 36 meses posteriores, sin intereses.

El decreto incluye asimismo la ampliación del plazo para el depósito de finanzas de contratos de alquiler en el Instituto Catalán del Suelo, el Incasòl, de dos a cuatro meses.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD