13-04-2020 / 18:21 h EFE

Los sectores productivos no esenciales, principalmente vinculados a la industria y a la construcción, han vuelto este lunes a la actividad en Castilla y León, después de diez días de "hibernación" impuestos por el Gobierno ante la crisis del coronavirus, con las miras puestas en la seguridad frente al COVID-19.

Garantías en el cumplimiento de las medidas frente al coronavirus, como el mantenimiento de la distancia de dos metros entre trabajadores y la utilización de equipos de protección han reclamado los sindicatos para volver a la actividad en los sectores considerados no esenciales.

Según han reconocido los sindicatos y la patronal son las pymes las que mas dificultades tienen para cumplir con estas garantías y proporcionar a sus trabajadores equipos de protección individual.

CCOO y UGT de Castilla y León han advertido que no se debe retomar la actividad en los sectores no esenciales sin que haya garantías de una condiciones laborales "plenamente seguridad y saludables" mientras que la patronal ha trasladado al Gobierno la responsabilidad de dotar a las empresas los medios que lo posibiliten.

Los dos sindicatos, en un comunicado conjunto, han asegurado que "ningún centro de trabajo que no pueda garantizar los protocolos de seguridad debe retomar la actividad en Castilla y León".

Han defendido que, ante la pandemia por el coronavirus, "solo se puede reanudar la actividad si se hace en condiciones plenamente seguras y saludables, tanto en el transporte para ir a trabajar a la empresa como en el centro de trabajo".

La Confederación Laboral de la Construcción de Castilla y León ha cifrado en un 70 por ciento el retorno al trabajo de en un sector cuyos presupuestos para obras han experimentado una fuerte caída durante la última semana del pasado marzo.

"Se está produciendo de manera escalonada", ha precisado a Efe el presidente de la Confederación de la Construcción de Castilla y León, Javier Vega, sin dejar pasar por alto que "aún es pronto para analizar el impacto del COVID-19".

"Lo que está pasando no es comparable a ninguna situación anterior", ha indicado sobre un regreso a la actividad que, "si bien se esta produciendo con cierta normalidad, ha registrado alguna incidencia".

La Confederación de Empresarios de Castilla y León (Cecale) ha observado "con preocupación y cierta inquietud", debido a los "insuficientes medios" de protección se seguridad a disposición de las empresas, el retorno de la actividad laboral en sectores no es esenciales después de su paralización.

Según Cecale, "existe un importante número de empresas que han intentado reiniciar su actividad, especialmente las pymes, pero no ha sido posible al haber tenido una menor disponibilidad de sistemas de protección para poder trabajar con suficientes y adecuadas garantías".

Cecale ha criticado que el Gobierno de España haya solicitado a los empresarios unos protocolos "pero sin aportar los medios suficientes para cumplirlos, siendo consciente de los graves riesgos de contagios".

Una de las empresas que ha vuelto a la actividad en Castilla y León es la multinacional de origen francés Michelin, que ha reanudado el trabajo en las factorías de Valladolid y Aranda de Duero, que aún no la producción.

Otra multinacional, Renault comienza mañana en la factoría de Motores de Valladolid y en la de Sevilla, con la formación de algunos trabajadores y mandos, la reanudación de la actividad de manera lenta y progresiva.

La dirección de Renault España, que tiene presentado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para afrontar la crisis del coronavirus, ha informado al comité intercentros y al de salud laboral de un calendario para recuperar la actividad de manera lenta y progresiva.

A partir de mañana se comenzará en las factorías de motores de Valladolid y en la de cajas de cambios de Sevilla con la formación de manos y de algunos trabajadores tras la adecuación de las instalaciones a las nuevas necesidades productivas derivadas de la pandemia del coronavirus.

La factoria de Iveco tiene previsto reanudar la actividad en la factoría de Valldolid el próximo día 4, después de la extinción de una expediente de regulación temporal de empleo.

El Grupo Nicolás Correa, con sede en Burgos, dedicado a la fabricación de máquina-herramienta, y dos de sus filiales en la ciudad han retomado Su actividad tras cerrar el pasado 30 de marzo gracias a una modificación del calendario laboral, pactada con los sindicatos, que evitó la aplicación de un ERTE.

El 25% de las empresas del polígono industrial de Villalonquéjar (Burgos), el mayor de Castilla y León, ha recuperado su actividad, lo que se suma al 15% que han seguido activas las últimas semanas, sobre todo de los sectores de alimentación y logística.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha confiado este lunes en que haya "mucha cabeza" a la hora de afrontar la vuelta a la actividad de empresas de sectores no esenciales, que ha comenzado hoy, porque de lo contrario ha vaticinado que habrá un reputen de casos de coronavirus en 7 o 10 días.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD