13-04-2020 / 15:51 h EFE

El conseller de Educación, Josep Bargalló, ha informado este lunes de que su departamento, en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona, distribuirá esta semana unos 14.000 paquetes con material para acceder a internet entre los niños de familias desfavorecidas o con problemas de conexión a la red.

Bargalló ha indicado en una entrevista a la emisora Ràdio 4 que los más de 3.000 centros educativos reglados de Cataluña han hecho un rastreo, "caso por caso", de la posibilidad de los alumnos de conectarse a internet o de problemas de acceso para conocer si podían seguir el curso en un aula virtual.

Ese rastreo ha llevado al departamento a conocer que unas 50.000 familias tienen "algún tipo de problema" para que todos los alumnos puedan acceder a internet, y que, en algunos casos, ello no depende del nivel económico.

Bargalló ha puesto como ejemplo el caso de una familia de cinco miembros y acceso a datos a través de internet pero en la que los dos padres teletrabajan como consecuencia de la pandemia por la COVID-19, y los tres hijos deben seguir el curso de forma virtual. "No hay familias con cinco ordenadores", ha concluido el conseller.

El departamento de Educación proyecta distribuir esta semana 11.000 paquetes con material informático entre las familias con problemas de acceso y que el Ayuntamiento de Barcelona asuma la entrega de otros 3.000 en los casos que ya tiene detectados.

En una segunda "oleada", ha dicho el conseller, su departamento hará el reparto al resto de las familias, que presentan casuísticas muy variadas, pues pueden tener acceso a datos pero con un volumen insuficiente para seguir el curso virtualmente.

Por ello, y en colaboración con las empresas de telefonía y del sector informático, se han hecho paquetes para cada caso, un operativo que, ha dicho, "ha sido dificilísimo". Circunstancialmente, si es necesario se entregará también un ordenador al alumno.

Bargalló ha reconocido que cuando se decidió cerrar las escuelas por la pandemia el 12 de marzo, en su departamento pensaban que "era para 14 días" pero que ahora ya ven que "esto tiene otro panorama".

El conseller ha defendido que, en el confinamiento, los alumnos deben mantener el sentimiento de que centro escolar es "su segunda casa", por lo que ha puesto en valor el trabajo virtual pero también ha dicho confiar en que, finalmente, "y aunque sea una semana" en junio, los centros puedan volver a abrir.

"A no ser que haya un empeoramiento de la pandemia", ha dicho, "la sociedad necesita que abramos".

Bargalló ha rechazado la posibilidad de que este curso se aplique "un aprobado general", si bien ha puntualizado que "sería una bestialidad" e "injusto" pedir a los alumnos el mismo nivel de rendimiento que cuando se acude presencialmente a clase.

El confinamiento por la pandemia, ha argumentado, también ha generado "estrés" entre los alumnos, por la adaptación al mismo, por el desempleo de algún miembro de su familia, por el contagio de alguno de ellos e incluso por el fallecimiento.

Bargalló ha planteado, en consecuencia, que tendría lógica no suspender a los alumnos en el tercer trimestre pero sí evaluarlos, porque cuando se decretó el cierre de los centros ya habían transcurridos dos terceras partes del curso.

El conseller ha explicado que, en el estado de alerta, el Ministerio de Educación, "nunca ha planteado" quitar competencias a su departamento y ha abogado por no crear conflictos políticos en torno a la pandemia.

Ha subrayado, también, el entendimiento alcanzado por su departamento con los consejos comarcales y los ayuntamientos, "de cualquier color político", para atender a los niños que poseen una beca comedor y que con la pandemia no podían acudir a los comedores de los colegios.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD