08-04-2020 / 19:31 h EFE

Maialen Chourraut, campeona olímpica en Río 2016 y bronce en Londres 2012 en piragüismo eslalon, y que volverá a estar en unos Juegos el próximo año en Tokio, ha explicado que su dilatada y exitosa carrera está hecha a base de caerse y levantarse, con "perseverancia" y que tiene el punto "masoca" del gusto y el sufrimiento que supone la competición.

La palista vasca, que competirá en la capital nipona con 38 años, participó este miércoles en una clase magistral telemática junto al italiano Daniele Molmenti, oro en Londres, bajo el título "Preparación mental previa al 3,2,1" moderada por el coordinador de la selección española de eslalon, Guille Diez-Canedo.

"Esa perseverancia me hace creer que la próxima vez lo puedo hacer mejor", aseguró la medallista española, que explicó los altibajos en su carrera, sobre todo en los años posolímpicos.

Chourraut explicó que 2009 fue el año que más entrenó de su vida, después de que en Pekín le saliera "fatal" la competición. Le "dolió tanto" ese resultado que le dio "muchísima fuerza".

En 2013, tras conseguir el bronce en Londres, aprovechó para ser madre y sentía que ese resultado "podía haber sido mejor", le "quemaba"; y en 2017, después de conseguir el oro en Río, fue "extraño",

"Había cosas que quería mejorar. Además tuve muchas obligaciones que no me gustaban nada, y luego empecé a sufrir vértigo. Lo pasé faltal", comentó la guipuzcoana, que relacionó su obsesión por la mejora continúa con la conclusión que le dejó un libro que su padre le regaló sobre la regla de dedicar 10.000 horas a una tarea porque "haciendo eso, ya está", y admitió que le gusta ese "punto masoca" vinculado a la competición que le hace "sufrir pero también disfrutar".

Chourraut descubrió cómo se iba "haciendo más pequeña" ante el "bombardeo de pensamientos negativos" que la acechan previos a la competición, hasta que hubo un "punto de inflexión" en 2009.

"Me di cuenta de que todos esos pensamientos vienen conmigo. Entonces empecé a tener estrategias, pensé que tenía que concentrarme en lo que debía de hacer en ese momento, por ejemplo, coger la pala", indicó la campeona olímpica, para quien "todo cambió" tras el nacimiento de su hija Ane, que le obligó a tener que organizar el plan para la niña, además del propio, así como adaptarse a "dormir menos y tener otras atenciones".

Chourraut, que ingresó en el equipo español júnior de eslalon en 2000, añadió que "intentar aprender más en cada entrenamiento" le hace sentirse "más segura en cada competición", y confesó que el hábito de ser una lectora diaria se debe a su padre, librero, que "siempre acertaba" con las recomendaciones.

Extrajo la "claridad" que le aportó el primer libro de Pep Guardiola, lo "muchísimo" que le gustó y las "cosas" que le hizo entender la biografía de Andre Agassi, y pidió a Díez-Canedo que le pasara la obra "Tony Estanguet. Una historia de equilibrio", del piragüista francés triple campeón olímpico de eslalon y presidente del Comité Organizador de los JJOO París 2024.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD