08-04-2020 / 13:12 h EFE

El Departamento de Justicia cree "poco probable" que las muertes por coronavirus acaben saturando el depósito de cadáveres del Instituto de Medicina Legal de Barcelona, que todavía funciona al 45 % de su capacidad, aunque si continúa el ritmo actual de ingresos podría llenarse en un máximo de un mes.

Según ha explicado a Efe Aina Estalleres, directora de Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLCF) de la Ciudad de la Justicia, las cámaras refrigeradas disponen de 200 plazas de las que, a día de hoy, están ocupadas 89, lo que no hace prever un colapso inminente, dado que el aumento de muertes por coronavirus se ve compensado por el descenso de defunciones en accidentes de tráfico.

Estalleras matiza la advertencia de la Comisión Ejecutiva constituida por la pandemia en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ayer avisó de la "saturación" del depósito de cadáveres y pidió a forenses, Fiscalías y jueces de instrucción de Barcelona agilizar los trámites para desjudicializar los casos de muertes naturales que ingresan en el IMLCF, de forma que las neveras queden reservadas a los fallecimientos violentos.

El depósito del IMLCF está destinado a muertes "judiciales" -homicidios, suicidios, accidentes, etc- que exigen la correspondiente autopsia, pero a raíz de la pandemia están llegando también casos de fallecimientos naturales que no cuentan con la certificación médica de defunción para el registro civil.

Normalmente, el promedio de ingresos diarios en el IMLCF es de entre diez y quince cadáveres, que suelen permanecer de tres a cinco días en el recinto mientras se les practican las pruebas forenses correspondientes.

De los 89 cadáveres que actualmente se conservan en las neveras del recinto, un total de 18 son sospechosos de muerte por coronavirus.

"Ahora, con la pandemia, los médicos asistenciales ya tienen mucha carga y la prioridad es cuidar a enfermos", justifica Estalleras el aumento de cadáveres sin certificación, tras lo que reclama que el "trámite judicial se acelere un poco" con el fin de descongestionar el depósito.

Según los datos del Departamento de Justicia, si se mantiene el ritmo actual de ingresos de fallecidos, el depósito del IMLCF podría llegar al límite de su capacidad en un máximo de treinta días, algo "improbable", pero aun en ese caso se podrían habilitar otras "alternativas" para abarcar todos los cadáveres.

El espacio refrigerado para cadáveres del IMLCF, situado en la Ciudad de la Justicia, se divide en dos grandes zonas: una que cuenta con un centenar de neveras para uso habitual y una segunda reservada a "grandes catástrofes" que consiste en una amplia cámara frigorífica.

Ese espacio para catástrofes se suele utilizar unas cuatro veces al año, especialmente en verano, cuando con el aumento de población por el turismo también crece el número de muertes.

Estalleras ha insistido en enviar un mensaje de "tranquilidad" a la ciudadanía, pese a la advertencia de ayer del TSJC, y ha precisado que el Instituto se ha limitado a poner en conocimiento de la justicia los "números" de ingresos tal y como están ahora.

"No estamos en saturación, estamos a menos del 50 % y hemos hecho todo lo posible para que los trámites se aceleren al máximo", ha insistido la directora.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD