06-04-2020 / 15:01 h EFE

lona, 06 abr (EFE). - Los sanitarios navarro, primera línea de batalla contra la pandemia de coronavirus, aseguran seguir con fuerzas aunque este ha sido un mes de constante trabajo, incertidumbre y aislamiento en la que han tenido que adaptar todos los sistema para ofrecer una atención eficaz y segura.

Una experiencia que han contado el médico adjunto de la sección de enfermedades infecciosos y coordinador de la atención a las plantas COVID del CHN, Carlos Ibero, y la jefa de unidad de enfermería de la sexta general, Maribel Casado.

Los profesionales, ha señalado Ibero, “han sufrido” en “un escenario al que no estaba habituados”, del que “se preveía una mala evolución” y atendiendo a “pacientes que no podían salvar”, todo ello “rodeado de un momento de aislamiento” y con “una prolongación de la fase laboral en los primeros momentos exhaustiva”.

“En este contexto lo han llevado muy bien y estamos muy agradecidos a todo el equipo”, ha asegurado visiblemente emocionado, aunque prevé que “esto dejará secuelas” y que “habrá que madurar un proceso de desescalamiento en el profesional a esta exposición”.

En al misma línea, Maribel Casado ha reconocido el “gran esfuerzo de todos” al tiempo que ha agradecido el apoyo mostrado por la sociedad en estos días con muestras como los aplausos diarios.

Uno de los aspectos más complicados a los que tuvieron que hacer frente en un primer momento fue la adaptación de todo su sistema de trabajo, para lo cual, ha explicado Ibero, “se realizó una planificación contemplando un escenario de crisis donde la demanda asistencial pudiera superar los recursos habituales y que esta situación perdurara en el tiempo”.

Esta previsión, ha indicado, está “en continua revisión” y ha permitido “que los pacientes valorados en Urgencias tuvieran una cama disponible”, el establecimiento de medidas de aislamiento en pacientes diagnosticados o con sospecha de COVID19 y desdoblar el hospital en zonas COVID y no COVID “para evitar la transmisión cruzada”.

Además, ha indicado, “para evitar que el profesional sanitario fuera transmisor se ha destinado de forma progresiva profesionales con dedicación exclusiva a los pacientes con COVID y se han tomado medidas preventivas para evitar los contagios”, lo que ha permitido un “muy escaso número de bajas” entre estos profesionales.

Debido a la importancia de la continuidad asistencia y al deterioro brusco de alguno de estos pacientes, ha añadido, “se ha trabajado con esta sistemática todos los días de la semana”, independientemente de si es fin de semana o festivo, y “se ha reforzado la atención durante las tardes y las noches”.

Ibero ha agregado que para la atención de estos pacientes “se han formado equipos de trabajo multidisciplinares" y se ha procurado que todos ellos cuenten con referentes clínicos con un protocolo de atención en permanente revisión y con sistemáticas de trabajo donde el personal minimiza las exposiciones.

Así mismo, “se ha procurado facilitar al médico en lo posible todo el trabajo administrativo o no asistencial” y que los pacientes con patología especial añadida a COVID-19 “se beneficiaran de donde haya profesionales con mayor conocimiento de su peculiaridad”.

También se reorganizó el sistema de trabajo en Enfermería, donde se ha creado un nuevo un protocolo de trabajo y equipos específicos formados por médico, enfermera y auxiliar divididos por zonas de trabajo, lo que “permite hacer de forma adecuada la valoración, tratamiento y planificación de los cuidados además de minimizar riesgos y desplazamientos”, ha explicado Casado.

Así mismo, se ha creado la figura de la enfermera de campo, que ofrece apoyo y asistencia en todas las necesidades que puedan tener estos equipos de trabajo.

Las enfermeras, que se ocupan del apoyo e información de las familias, se encargan también de la gestión de las visitas, que en el caso de pacientes estables se realiza a través de una llamada de teléfono en la que se programa una hora de llegada y se informa sobre los pasos a seguir en el hospital y a su regreso a casa, facilitándoles también el EPI correspondiente.,

En el caso de los pacientes más graves que necesitan estar acompañados, ha señalado Casado, se ofrece a las familias un acompañamiento más prolongado.

Esta situación, ha destacado la enfermera, es nueva también para los pacientes, en los que observaron una necesidad de apoyo que han gestionado uniéndose a iniciativas como la de las cartas de acompañamiento impulsadas en otras comunidades.

“Estas cartas ha sido una experiencia muy bonita” que “motiva a los pacientes”, ha asegurado, y aseverado que todos los días reciben “muchísimas”, tantas que las reparten entre el desayuno y la merienda.

Entre ellas, ha comentado, hay cartas dirigidas a un paciente en concreto, pero también muchas otras anónimas y dibujos destinadas a alegrar a cualquier paciente que lo necesite.

El doctor Ibero ha mostrado su preocupación en este momento de estabilidad por la repercusión de las medidas que se tomen en la futura vuelta a la normalidad, si bien ha asegurado que tienen “confianza en que este desescalamiento se va a planificar y monitorizar como se ha hecho hasta ahora”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD