03-04-2020 / 16:01 h EFE

La Audiencia provincial de Burgos ha ratificado la condena a un matrimonio que traficaba con cocaína a pequeña escala, a los que la Policía Nacional intervino 220 gramos de esa sustancia, valorados en 29.000 euros, y más de 7.000 euros en efectivo, en la vivienda en la que residían junto con una hija menor de edad.

El juzgado de primera instancia condenó a cada uno de ellos a tres años de cárcel y una multa de 60.000 euros por un delito contra la salud pública por tráfico de sustancias muy peligrosas para la salud.

La defensa de ambos recurrió alegando un error grave en la apreciación de la prueba, porque no se consideró la atenuante por adicción a las drogas; y vulneración de la presunción de inocencia, porque la condena se basó exclusivamente en el testimonio de los policías que vigilaron al matrimonio durante un mes en 2018 y practicaron su detención.

La Audiencia provincial estima que el consumo habitual de cocaína no basta para suponer una atenuante, que requiere que ese consumo haya provocado perturbaciones tan profundas que haga mella en el sentido de culpabilidad.

Además, se señala que el testimonio de los agentes está debidamente justificado y apoyado en pruebas, como la incautación en el domicilio de los detenidos de diversas sustancias para el pesaje de la droga para su venta o el hecho de que la sustancia encontrada en su poder estuviera repartida en 67 paquetes, lo que indica su intención de vender esa droga.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD