27-03-2020 / 19:21 h EFE

La Consejería de Sanidad ha rectificado un protocolo de atención a pacientes de residencias de mayores durante la crisis del coronavirus, ya que en un nuevo texto ha eliminado la recomendación de no derivar a los hospitales a aquellos ancianos con infección respiratoria que no puedan caminar por sí solos.

En el anterior protocolo, la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria establecía entre los criterios para derivar a un hospital a ancianos de una residencia con infección respiratoria que fueran "independientes para la marcha" y que no tuvieran "deterioro cognitivo".

El nuevo protocolo, al que ha tenido acceso Efe, elimina estos criterios y establece otros nuevos, como que los pacientes estén "en situación final de vida" y "con cuidados paliativos", sean enfermos de cáncer terminal o estén en fase "neurodegenerativa".

El texto establece que será el médico responsable del paciente en la residencia el que active el traslado a su centro hospitalario de referencia, al hospital provisional de Ifema o a algún "centro de apoyo" si fuera posible, en función de su situación.

Además, señala que al paciente "se le debe colocar una mascarilla quirúrgica y aislar en una habitación con la puerta cerrada" mientras espera el transporte al hospital.

El protocolo insta a las residencias a elaborar un plan de contingencia para prevenir del contagio al personal sanitario y a "planificar turnos de cuidadores y voluntarios en equipos fijos" para evitar le contagio entre ellos.

Por otro lado, indica que durante el tiempo de la pandemia, las residencias "pueden admitir a cualquier persona que normalmente admitiría en sus instalaciones, incluidas las personas que han estado en hospitales donde hay casos de COVID-19".

En estos casos, las residencias tendrán que asegurar "sus medidas de aislamiento o tratamiento que así lo requieran, "reservando una unidad o ala exclusivamente a los residentes que vengan o regresen del hospital".

Por su parte, aquellos pacientes que no sean grandes dependientes pueden ser trasladados del hospital a alguno de los hoteles medicalizados.

Un total de 1.065 ancianos han fallecido en residencias de mayores la Comunidad de Madrid este mes de marzo, aunque estas muertes "no se pueden atribuir exclusivamente al coronavirus debido a la falta de test para su detección", según indicaron este jueves fuentes de la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid.

Los datos son fruto del trabajo realizado por los inspectores del Centro de Control de Calidad e Inspección (CIRA) en las 475 residencias de la Comunidad de Madrid, en las que residen un total de 52.031 personas mayores.

De las 1.065 personas mayores fallecidas, 760 murieron en residencias y 305 en hospitales.

Además, 655 ancianos han dado positivo por coronavirus en lo que llevamos de marzo, 388 están hospitalizados y 14.894 en aislamiento, de los cuales 4.156 presentan algún síntoma y 10.738 son actualmente asintomáticos.

Fuentes de la Consejería agregan que en marzo de 2019 fallecieron 460 personas en residencias de gestión indirecta y concertadas de la Comunidad de Madrid, que suman alrededor de 200, por lo que "por extrapolación" la cifra total de fallecidos en todos los tipos de centros sería de 900 personas

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD