25-03-2020 / 19:50 h EFE

El gobierno catalán ha pedido a la justicia y al Gobierno permiso para ampliar y endurecer el confinamiento en la Conca d'Òdena, en la que viven unas 70.000 personas, con el objetivo de aplicar a partir de ahora un cierre total para que todos los vecinos, excepto los servicios esenciales, se queden en casa.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa el conseller de Interior, Miquel Buch, que ha justificado la necesidad de endurecer el confinamiento en la Conca d'Òdena ante la elevada mortalidad que el coronavirus está provocando en esta área barcelonesa, ya que alcanza los 61,1 muertos por cada cien mil habitantes, frente a la media del 6,9 de Cataluña, del 7,4 del conjunto de España o del 41,6 de la región italiana de Lombardía.

De esta forma, el Govern pretende que, para proteger a los vecinos de los cuatro municipios, entre ellos Igualada, afectados por el confinamiento en Conca d'Òdena, que se empezó a aplicar el pasado 13 de marzo, pase de ser perimetral al nivel dos, con lo que supondría que ningún vecino podría salir de casa, a excepción de los que trabajen para servicios esenciales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD