24-03-2020 / 14:50 h EFE

La portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Eider Mendoza, ha augurado un "considerable" impacto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 en la recaudación de este territorio que, según ha anunciado, "no conseguirá alcanzar los objetivos de fijados para este año".

Mendoza ha hecho este anuncio este martes durante una rueda de prensa en la que ha dado a conocer las diferentes medias fiscales adoptadas para hacer frente a la pandemia y que, como ha avanzado, tendrán un efecto económico que rondará los 300 millones de euros.

La portavoz ha precisado también que esta caída de la recaudación, con la que se financian los servicios públicos, supondrá "una reducción de recursos disponibles para todos los niveles administrativos".

Ha recordado además que la actividad económica constituye "la base de la recaudación", ha explicado que aún "está por ver cuál será la evolución" de esta coyuntura "de excepción", y ha advertido de que, "con el actual escenario", resulta "casi imposible" cuantificar el eventual impacto económico de la crisis sanitaria.

Mendoza ha precisado que, para paliar los efectos financieros del COVID-19, la Diputación ha aprobado este martes distintas medias fiscales con el objetivo de aportar "liquidez" a las empresas del territorio, además de facilitarles "flexibilidad" en cualquiera de las gestiones que deban realizar con la institución foral.

Para ello, el Consejo de Gobierno ha acordado "retrasar y flexibilizar los plazos", para "dar más margen, sobre todo, a los contribuyentes con dedicación a la actividad económica", ámbito en el que ha destacado la medida ya conocida de "conceder aplazamientos de modo automático hasta un límite de 300.000 euros, sin garantías, y con un plazo de devolución de 24 meses".

Por otra parte, en relación a los aplazamientos vigentes, Mendoza ha comentado que "se retrasa el pago de marzo a abril", mientras que, en lo que respecta al abono de declaraciones y autoliquidaciones correspondientes al mes de febrero, se amplía el plazo al 27 de abril.

En cuanto a las deudas tributarias resultantes de liquidaciones practicadas por la administración y las deudas tributarias que se encuentran en período ejecutivo se alargan hasta el 1 de junio.

La Diputada ha indicado también que los autónomas no estarán obligados a ingresar los pagos fraccionados del IRPF durante los dos primeros trimestres, lo que supondrá liberar 32 millones de euros en este colectivo.

En el capítulo de las devoluciones, ha señalado que la Hacienda foral ha reforzado los equipos, en especial los que trabajan en el impuesto del IVA, con el fin de reducir plazos y devolver liquidez de la forma lo más rápida posible a autónomos y empresas.

"Todas estas medidas -ha agregado- son consecuencia de un proceso de reflexión y análisis profundo, que hemos tenido que llevar a cabo contrarreloj, y han sido contrastadas con el Gobierno Vasco, las restantes diputaciones y Eudel".

"El mensaje que queremos hacer llegar a los autónomos y las empresas es que en esta crisis, la Hacienda foral está para ayudar y acompañar", ha remarcado

"Por tanto, siempre que la normativa lo permita, actuaremos con flexibilidad más allá de las medidas que hemos aprobado hoy. La economía es la fuente de la recaudación y Hacienda será un agente activo a la hora de cuidad la salud de esta fuente”, ha concluido.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD