23-03-2020 / 13:50 h EFE

Major Tesfay, eritreo, Fidlis Usman, nigeriano. Los dos son refugiados, acogidos en el centro portugus de Fundo. Hoy, junto con otra veintena de jvenes, devuelven la solidaridad al pueblo luso confeccionando mascarillas que repartirn gratis para luchar contra el coronavirus.

Cortan las telas de algodn en el antiguo seminario de Fundo (regin Centro) , mientras que una docena de mujeres que estos das se encuentran en aislamiento social, se encargan de coserlas.

"Es el desafo contra la situacin de calamidad por el coronavirus", afirma a Efe Virgina Batista, coordinadora de este proyecto solidario, auspiciado por el ayuntamiento local.

En tan slo dos das han logrado confeccionar 500 mscaras, todas a base de tela 100 % algodn, adquirida a una empresa de Fundo que la tena en stock.

El objetivo es ayudar a la poblacin a protegerse contra la pandemia del coronavirus, apunta Batista.

Todos los refugiados que estn tutelados en Fundo, donde son formados y orientados para alcanzar independencia social y econmica, "acogieron la idea de muy buen grado", ya que es una forma de devolver a la sociedad lusa la buena acogida que han tenido.

"No son mascarillas quirrgicas", aclara Virginia Batista, son mscaras de proteccin para la gente que tiene que salir por obligacin al supermercado o la farmacia.

Entre las ventajas, "que son reutilizables y que, adems, se pueden lavar a 60 grados".

De esta manera, asegura, no se agotan las mscaras que usan los profesionales de la medicina y la poblacin se puede proteger mucho mejor.

Una vez confeccionadas, los voluntarios comenzarn la fase de distribucin gratuita.

La iniciativa cuenta con el apoyo tanto del Centro de Refugiados como del Proyecto Matriz, ambos auspiciados por el ayuntamiento de Fundao, en el que trabajan para la integracin social y laboral de las personas en exclusin social.

Lejos queda la denuncia de un grupo de empresarios chinos afincados en Lisboa que, a primeros de febrero, lamentaban que haban tenido que pagar diez veces ms por mascarillas en farmacias portuguesas para enviarlas a China, donde ya escaseaban.

Ahora, cuando China comienza a salir de la crisis provocada por la pandemia, el alcalde de Braga (norte de Portugal), anuncia que su homlogo de Shenyang, ciudad con la que tienen lazos de amistad, le avanz que enviarn en breve 10.000 mascarillas quirrgicas y 500 equipos mdicos de proteccin individual (EPI).

Adems, el ayuntamiento de Shenyang se ofreci a Braga para compartir experiencias relativas al combate del coronavirus y a la gestin de situaciones de crisis ante la pandemia.

Desde Macao, antigua colonia portuguesa, numerosas personas estn enviando a sus familiares portugueses paquetes con mascarillas, agotadas en las farmacias lusas.

En Barcelos (norte), una empresa del sector textil, Sonx, ha modificado toda su lnea de produccin y sus 250 empleados se dedicarn a fabricar mscaras y batas para surtir a los hospitales.

Su departamento de nanotecnologa se centrar en la produccin de geles desinfectantes, que tambin escasean.

Los gestos solidarios se repiten en Portugal. Como el de Vtor Magalhes, presidente del equipo de ftbol del Moreirense, que ha donado a un hospital diez respiradores para enfermos graves de coronavirus, o el de Francisco Geraldes, centrocampista del Sporting de Portugal, que se ofreci a hacer la compra a personas que no puedan salir de su casa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD