22-03-2020 / 12:20 h EFE

"Siempre nos hemos puesto medallas por nuestro sistema social o de asociacionismo. Ahora no podemos permitirnos que caiga. Habrá que ayudarlo".

Este el ruego que lanza en conversación telefónica con EFE la presidenta de la Mesa del Tercer Sector, Francina Alsina, que señala que la principal preocupación de las entidades sociales sigue siendo la falta de material de protección, que se requiere "con urgencia", pero que también tiene la mirada ya puesta en el futuro y en las consecuencias que puede tener la crisis sanitaria, económica y social que atravesamos.

A última hora del jueves, la Generalitat comunicó que los Departamentos de Salud y Asuntos Sociales habían reorganizado el sistema de reparto de material de protección, que a partir de ese momento empezó a fluir mejor hacia las residencias de ancianos.

Una medida que se sumó a la creación de una "bolsa de emergencia" con inscritos en el Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC) para poder incorporarlos a los equipos de residencias que lo requieran.

Políticas que van en la buena línea, reconoce Alsina, pero que se quedan "cortas", pues aún hay otros sectores que necesitan material de forma urgente, como los profesionales de la atención domiciliaria o quienes reparten comida a los más necesitados.

Alsina recuerda que sectores como la atención domiciliaria atiende a personas con discapacidad o a personas muy mayores, todas ellas especialmente vulnerables al virus, y asegura que hay familias que, antes que poner en riesgo a sus allegados, han decidido cancelar por el momento este servicio.

La falta de material sigue siendo "la principal preocupación" de la Mesa del Tercer Sector, pero ni mucho menos la única.

Se pregunta Alsina qué puede pasar si parte de los profesionales del tercer sector se contagian y se van "perdiendo por el camino", pues alerta que son "personas expertas" en su campo, que "no hay plan B" y que la solidaridad de la población -que la hay y se agradece- no será suficiente.

Otro temor: si se infectan residencias, ya sea de ancianos, con personas con discapacidad o menores tutelados, ¿cómo se reaccionará?

Alsina alerta que estos centros no cuentan con habitaciones individuales, por lo que el aislamiento en caso de coronavirus será imposible: "Dudamos de que haya condiciones materiales, conocimiento para atenderlos ni profesionales suficientes para hacerlo".

Luego hay sectores de población especialmente golpeados por esta crisis. Se trata de aquella parte de la ciudadanía que debe permanecer confinada y no puede realizar un ejercicio físico que le resulta necesario: enfermos cardiovasculares, personas con trastornos mentales o con esclerosis múltiple, entre otros.

Por no hablar del impacto económico que puede conllevar la actual emergencia, ante la que Alsina asegura que diversas entidades no tendrán otra salida que hacer expedientes de regulación.

Y recuerda en este sentido que en Cataluña hay 14.000 personas en centros especiales de trabajo que, de no ser por estas empresas, difícilmente tendrían "la oportunidad" de estar ocupadas.

"No nos podemos permitir perder estos puestos de trabajo", alerta la presidenta de la Mesa del Tercer Sector Social, que avisa del "peligro" de que la "red social" tejida durante años en Cataluña se vaya "al garete" si las administraciones no habilitan "ayudas efectivas" una vez haya pasado la tormenta.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD