20-03-2020 / 11:21 h EFE

El actual estado de alarma ha transformado la sociedad y ha convertido las pantallas de móvil y ordenador en gimnasios salvadores del sedentarismo gracias a propuestas altruistas como la de Avifit, centro que ofrece clases específicas para embarazadas y consultas para regalar tranquilidad.

Llegó el COVIC-19 a cambiar el mundo, a materializar eso de que si una puerta se cierra ya se abrirá una ventana, y llegaron también las redes sociales, la tecnología y la solidaridad para hacer más grande el salón de casa.

Llegó el COVID-19 y cerró bares, tiendas, restaurantes y gimnasios como Avifit, un centro que hasta la semana pasada combinaba entrenamientos de alta intensidad, clases de sevillanas, bailes, pilates y técnicas de recuperación, un proyecto que cerró para abrir.

Miguel Calderón y Laura Sánchez son los "padres" de Avifit y esta cuarentena forzosa les ha pillado gestando también a una bebé, un embarazo que ha cambiado su punto de vista y les ha hecho ofrecer un valor añadido a ese altruismo de otros entrenadores que han abierto las redes y sus casas para ganarle el pulso al sedentarismo.

Laura empezó hace siete años a entrenar una hora diaria y aunque con el embarazo ha modificado rutinas, sigue dándole al flamenco, la hipertrofia, la carrera y el entrenamiento de alta intensidad porque, como sanitaria, sabe que moverse es salud para ella y para su hija.

"Se nos ocurrió ofrecer nuestras clases con directos en redes, para que la gente entrene, y en una clase de pilates que Laura no puede hacer porque a partir de la semana veinte no se recomienda estar tumbada en posición supina, pensamos que podríamos ofrecer entrenamientos específicos para ellas", ha explicado a Efe Miguel.

Ahora que muchos cuentan ya el tiempo en semanas, como las embarazadas, este proyecto ofrece pautas específicas para las futuras madres, dosis de salud que valen por dos.

Las sesiones, que emiten desde los perfiles de Avifit en redes sociales, ofrecen unos 40 minutos de entrenamiento con ejercicios funcionales que se pueden hacer en pareja y adaptados a todos los niveles.

Una esterilla, las ganas y el tiempo que ahora sobra son todo lo necesario para entrenar la movilidad y la fuerza, para ganar en equilibrio, fortalecer el suelo pélvico, conocer un cuerpo que cambia cada día y disfrutar de una merecida "vuelta a la calma".

La iniciativa de Miguel y Laura suma además el asesoramiento de Paloma Calderón, entrenadora especialista en embarazo y posparto en el centro Cris Díaz de Madrid y la protagonista del cierre de las sesiones para resolver las dudas de las gestantes.

"Lo más importante para la salud de la embarazada es que se mantenga activa, porque es la mejor manera de evitar patologías que pueden surgir antes o después del parto como la preeclampsia o la diabetes gestacional", ha apuntado esta especialista.

La propuesta de Avifit regala ejercicios para que las embarazadas mejoren su respiración, eviten la ciática o la lumbalgia asociadas a los cambios de peso de sus cuerpos, y se entrenen para el posparto y la cuarentena. La otra cuarentena.

"Los médicos suelen recomendar nadar o pasear, dos cosas que ahora se complican, y hay que ofrecer a las madres un entrenamiento que les aporta mucho en lo físico y en lo mental, que les tranquiliza ahora que el tiempo pasa tan lento", ha añadido Paloma Calderón.

Mientras esos embarazos avanzan, porque la vida no entiende de confinamientos, la propuesta altruista de esta pareja pretende entrenar cuerpos, relajar mentes, activar músculos y calmar ansiedades hasta que la normalidad vuelva.

Ahora toca esperar, como en los partos, que la normalidad llegue con el menor dolor posible. O con epidural.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD