19-03-2020 / 12:31 h EFE

El teléfono de emergencias 112 ha reforzado su capacidad ampliando turnos hasta después de Semana Santa, ante un alud de llamadas sostenidas en el tiempo sin precedentes en Cataluña, casi el triple de lo habitual, más de la mitad por consultas no urgentes vinculadas al coronavirus.

Así lo ha anunciado, en declaraciones a Efe, el director del 112, Joan Delort, que ha insistido en pedir a los ciudadanos que solo utilicen este teléfono en caso de emergencias, pero no para consultas vinculadas al coronavirus (para el que se debe llamar al 061), ya que existe el riesgo de saturar el servicio.

En concreto, a lo largo de la última semana -con datos entre el pasado miércoles, 11 de marzo, y ayer, miércoles 18 de marzo-, el teléfono 112 ha recibido un total de 97.177 llamadas operativas, de las que 53.237 (el 54,8 %) obedecen a consultas vinculadas al COVID-19.

De esta forma, desde el pasado miércoles el 112 ha recibido de media unas 12.147 llamadas operativas cada día, cifra que casi triplica las habituales en una jornada normal, que hace justo un año se situaban entre las 4.500 y las 4.800.

Uno de los principales problemas para el 112 a raíz de la llegada del coronavirus a Cataluña es que se han disparado las llamadas sobre consultas por esta pandemia, pese a que tendrían que dirigirse al 061: desde que se decretó el estado de alarma, fueron el 56 % el domingo; el 57 % el lunes; el 52 % el martes y el 51,8 % ayer, pese a los llamamientos de las autoridades a no saturar este servicio de emergencias.

Delort ha advertido de que el 112 se debe reservar únicamente para emergencias, en casos en que sea necesaria una respuesta urgente de los Mossos d'Esquadra, los Bomberos, Protección Civil o los servicios médicos, y no para consultas sobre el coronavirus, ya que en ese caso se debe llamar al teléfono 061.

Si no se hace así, la demanda al 112 es tan "enorme" que incluso puede dificultar que algunas de las llamadas a ese número de emergencias queden en espera y no puedan ser atendidas de forma urgente, con lo que se entorpece la capacidad de respuesta de los equipos especializados.

Ante esta situación, los responsables del 112, adscritos a la consellería de Interior, han acordado reforzar al menos hasta después de Semana Santa los turnos de operadores que atienden este servicio, del que se encarga una empresa a la que se adjudicó tras una licitación pública.

Pero lo importante, según Delort, no es solo reforzar el servicio, sino que la ciudadanía sea consciente de que no pueden colapsar el 112 con consultas, porque este número de emergencias no podría gestionar una demanda de este calibre tan sostenida en el tiempo de manera infinita.

Los equipos que atienden al teléfono 112 están acostumbrados a gestionar picos de llamadas por situaciones excepcionales, como durante los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) en agosto de 2017, celebraciones como Sant Joan, explosiones químicas como la de Iqoxe el pasado mes de enero, o fenómenos meteorológicos como el temporal Gloria, que devastó el litoral catalán también en enero pasado.

Pero otra cosa, advierte Delort, es el alud de llamadas sostenidas en el tiempo que se está produciendo con motivo de la pandemia del coronavirus, con registros de los que no se tenían precedentes.

El 112 es la única puerta de entrada para las llamadas de cualquier tipo de emergencias, ya que centraliza todo tipo de incidencias urgentes relativas a ámbitos como la seguridad, la salud, protección civil, fenómenos meteorológicos, accidentes industriales o de tráfico, entre otros.

A diferencia de otras comunidades, en Cataluña también se ha habilitado un teléfono para consultas médicas, el 061.

El tiempo medio de atención a las llamadas al 112 se sitúa estos días entre los ocho y los quince segundos, si bien Delort admite que puede haber algunos casos que queden en espera y que no acaban de entrar en el sistema.

No obstante, Delort ha garantizado que el 112 atiende a todas las llamadas y que, en los casos de consultas vinculadas al coronavirus, las remite al 061, con lo que, en la práctica, se ha provocado una duplicidad de trabajo que dificulta la labor de los equipos de ambos servicios de atención telefónica.

"El 061 está muy colapsado, tiene cola y la gente se tiene que armar de paciencia. Pero son llamadas que pueden esperar. Si alguien sufre un infarto o un ictus, esto no admite demora, su vida depende de segundos o de minutos", avisa Delort.

Por el contrario, la pandemia del coronavirus ha provocado que hayan caído en picado las emergencias (y en consecuencia las llamadas al 112) vinculadas a casos como accidentes de tráfico -al reducirse drásticamente la movilidad-, los accidentes industriales -al bajar la actividad- y por robos y peleas en la calle -debido a las restricciones de deambulación impuestas por el estado de alarma.

En cambio, han subido, aunque por el momento no significativamente, las llamadas por crisis de ansiedad provocadas por el confinamiento en casa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD