10-03-2020 / 17:11 h EFE

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha suspendido el ingreso en prisión de R.S.S.C., de 43 años y natural de Giessen (Alemania), tras ser condenado a un año y medio de cárcel como autor de un delito de abuso sexual contra una joven de 16 años a mediados de noviembre de 2018.

La decisión del alto tribunal se produce tras el recurso de apelación presentado por la defensa del condenado contra el fallo emitido por la Audiencia Provincial de Ávila, al que posteriormente se adhirieron tanto el Ministerio Fiscal, como la acusación particular.

El TSJCyL revoca parcialmente la sentencia, dejando sin efecto "el pronunciamiento que contiene en cuanto a denegar la suspensión de la ejecución de la pena de prisión de un año y seis meses impuesta al condenado", solicitada por la defensa.

Frente a la postura de la Audiencia Provincial, que se mostró en contra de la suspensión de la ejecución de la pena de prisión, al considerar que no se daban las circunstancias, el alto tribunal sí ha admitido el recurso de apelación de la defensa del condenado, al que se han sumado el fiscal y la acusación particular.

El TSJ concede la suspensión de la pena a la que R.S.S.C. ha sido condenado, por un plazo de dos año, aunque sometida a dos condiciones: el pago de una multa de 1.200 euros y la obligación de participar en un programa de educación sexual y seguir sometiéndose a tratamiento psicológico de su trastorno de comportamiento.

De esta última circunstancia, el alto tribunal será informado "trimestralmente (...) mientras dure al periodo de suspensión".

Asimismo, "se informará expresamente al condenado que el beneficio que se concede se revocará (..) en el caso de que el beneficiario sea condenado por un delito cometido durante el período de suspensión y ello ponga de manifiesto que la expectativa en la que se funda la decisión de suspensión adoptada, ya no puede ser mantenida".

Igualmente, será revocado este fallo si "incumple de forma grave o reiterada las obligaciones impuestas".

Esta decisión del alto tribunal se adopta al considerar que "hay base para entender" que existen determinados parámetros que aconsejan en el presente caso acceder a la suspensión solicitada" de la pena impuesta.

En este sentido, hace referencia a las circunstancias personales del condenado, que "lleva varios años de tratamiento de su trastorno del comportamiento -exhibicionismo sexual- y un trastorno adaptativo mixto", habiéndose sometido "voluntariamente a dicho tratamiento cuando ha percibido una exacerbación de los síntomas".

Pese a producirse "evidentes mejorías" durante el tratamiento, también se han producido "recaídas en el trastorno que está en la base de los hechos ilícitos por los que ha sido condenado".

Al respecto, ha señalado que la sentencia aprecia la atenuante de tener "afectadas sus normales capacidades intelectivas y volitivas" durante la comisión de los hechos con una menor.

Por otra parte, se hace alusión a la historia clínica del condenado, para hacer referencia a diversos informes, entre los que figura el emitido por un psiquiatra que considera "improbable que un internamiento favorezca la corrección de su parafilia", de manera que "las medias restrictivas no resolverán el problema a medio y largo plazo".

Además, el fallo del TSJ tiene en cuenta las circunstancias personales de R.S.S.C., quien vive con su "madre anciana, que está delicada de salud" siendo su "único sostén" económico.

"En cuanto a la naturaleza del hecho cometido, sin mermar su imporancia, no hay dato alguno que permita calificarlo de especialmente grave", concluye el alto tribunal, que destaca el hecho de que el condenado haya reconocido su culpabilidad y haya mostrado su "arrepentimiento", además de haber indemnizado con 3.000 euros a la víctima.

La Audiencia Provincial rechazó en su momento suspender la ejecución de la pena impuesta, por entender igualmente que "no procede" al haber sido condenado previamente por "exhibicionismo y provocación sexual con víctima menor" en mayo de 2015.

Los hechos probados señalaron que en torno al 15 de noviembre de 2018, la menor se encontraba en el domicilio del agresor al cuidado de la madre del ya condenado, quien "mantiene desde hace años una estrecha amistad con la madre de la niña".

Ese día, "para satisfacer su ánimo libidinoso, mientras se encontraba con la menor en el salón, metió su mano bajo la ropa de la niña, presionando con sus dedos los genitales de aquella".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD