09-03-2020 / 16:20 h EFE

El hombre juzgado por haber estafado presuntamente 310.264 euros a personas de su confianza aprovechando su condición de representante bancario ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía para aceptar tres años y dos meses de prisión, en lugar de los ocho que solicitaba para él el Ministerio Público.

El procesado, Jorge L.B., tiene varias causas abiertas y fue detenido el pasado mes de enero por la Policía Nacional a la salida de un conocido restaurante de lujo de la capital. En ese momento estaba fugado de la cárcel por estafar 1,3 millones de euros a siete familias y a sus parejas sentimentales haciéndose pasar por un importante bróker.

En el juicio fijado para este luches en la Audiencia Provincial la Fiscalía pedía para Jorge L.B. una pena de ocho años de cárcel por haber estafado 310.264 euros a varias personas.

Al inicio del juicio se ha ratificado un acuerdo alcanzado recientemente entre el acusado y la Fiscalía, han confirmado a Efe fuentes jurídicas, que han precisado que el acusado acepta tres años y dos meses de cárcel por los delitos de falsedad documental y de estafa continuada. También deberá pagar una multa de 8.640 euros.

El Ministerio Público relataba de cara a este juicio que Jorge L.B., valiéndose de su calidad de agente representante del Banco Maediolanum, convencía a personas con las que tenía una relación de confianza para que invirtieran sus ahorros en cuentas que finalmente iban a parar a su propia cuenta bancaria, a las de sus familiares más próximos o a la del casero que le alquilaba la vivienda.

Ni el acusado ni la entidad bancaria, pese a los "continuos" requerimientos por parte de los perjudicados, han "efectuado hasta la fecha la restitución de cantidad alguna".

Los hechos se remontan al 12 de febrero de 2010 cuando el acusado, como agente representante del Banco Mediolanu, realizaba actividades de promoción de operaciones, servicios de inversión o contratos de seguros ofrecidos por la entidad, siempre en su nombre y en su representación.

Durante dos años presuntamente se apoderó de las cantidades que eran ingresadas por los clientes "falseando las cuentas de los mismos, entregando documentos manipulados para generar engaño en los clientes y realizando trasferencias no consentidas desde las cuentas de los mismos a su cuenta personal".

También utilizaba como destino de las cantidades estafadas las cuentas de sus padres o de su esposa que habían abierto en el citado banco y los pagos de sus deudas, según el escrito fiscal.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD