08-03-2020 / 10:00 h EFE

Rosa Costa Montero, de 28 años, lleva cuatro trabajando como conductora en una empresa de autobuses de Leganés, haciendo rutas urbanas e interurbanas y sobreponiéndose cada día al machismo que percibe entre compañeros de profesión y muchos usuarios del transporte público.

En su caso, asegura que soñaba con ser conductora de autobuses desde pequeña, un trabajo que disfruta y le "motiva", pero donde el camino no ha sido fácil, sobre todo en los inicios.

La primera reacción de su familia "no fue positiva" porque no entendían que se quisiera dedicar "a un sector de hombres", aunque con el tiempo aceptaron su vocación. Entre sus compañeros también encontró mucha incomprensión nada más empezar.

"Mi primer día de trabajo fue duro, muy duro", cuenta a Efe Rosa, que suma al lógico "estado de nervios" y a "los miedos" del que se enfrenta a un nuevo reto laboral, lo "impactante" que fue para sus compañeros dar la bienvenida a una mujer, pese a que había "alguna más" en esa primera empresa.

La profesional denuncia que en el sector "hay muchísimo machismo", también entre los propios usuarios del transporte público.

"He vivido muchas situaciones desagradables, demasiadas, diría yo, para mi corta edad", relata.

"Que suba un viajero y se santigüe o te cuestione por ser mujer, si vales o no vales, si eres capaz de llevar esto, como si lo tuvieras que llevar en brazos, te hace sentirte mal", añade.

A esto también ha sabido Rosa sobreponerse: "Respiras hondo y te limitas a pensar que quieres disfrutar de lo que estás haciendo, te da igual lo que te cuestionen, tú sabes lo que eres y lo que quieres demostrar, nada más", asegura tajante.

En la actualidad, Rosa trabaja en el Grupo Ruiz de Leganés, empresa integrada en la Plataforma Europea Mujeres en el Transporte, una iniciativa que pretende "apoyar y abogar por las mujeres".

"Es una apuesta de la empresa por fomentar la igualdad, concienciar a todos que en la sociedad, tal y como está cambiando, debemos tener todos las mismas oportunidades y los mismos derechos", explica.

Gracias a esta plataforma, Rosa ha tenido ocasión de charlar con algunas de sus colegas de oficio y asegura que todas opinan de la misma forma.

"Pensamos que hacen falta las mismas oportunidades en el sector para nosotras, que hace falta que ellos entiendan que somos una compañera más, que no somos algo distinto", dice.

Rosa agradece el compromiso de su actual empresa con la igualdad con respecto a los hombres, incluida la salarial.

"Me han dado crecimiento personal, mucha más experiencia, me han dejado formarme y realizarme", asegura la conductora, que destaca además que nunca le han puesto "un pero" sino que la han apoyado "desde el minuto uno".

Espera que en este 8 de marzo "sea algo normal ver a una mujer conduciendo un autobús" y confía en que no se desprecie a nadie del sexo femenino y que haya igualdad "en todos los sentidos, que sea algo equitativo y sensato".

Rosa recomienda a aquellas mujeres que quieran seguir sus pasos y adentrarse en un mundo laboral que la sociedad tenga asimilado al género masculino "que tengan claros sus objetivos, que luchen por ellos, se sacrifiquen y empleen muchísimo esfuerzo, porque todo se consigue, más tarde o más temprano".

"A pesar de todo lo que lloras, se obtienen muchas recompensas y eso es lo mejor que te puede pasar", concluye.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD