06-03-2020 / 19:10 h EFE

El sector de los frutos rojos se perfila, en la actualidad, como una oportunidad laboral para miles de mujeres del ámbito rural, ya que la presencia femenina en él ronda el 80 %, con papel predominante en las tareas de recolección, manipulación y envasado.

Un hecho este último, que va cambiando, los cargos intermedios y la alta dirección de las empresas del sector cuentan cada vez más con mujeres al mando, según ha dado a conocer hoy la Interprofesional de la Fresa y los Frutos Rojos de Andalucía (Interfresa) en la antesala del Día Internacional de la Mujer.

En 2019, según datos de la Seguridad Social, 101.884 personas se emplearon en este sector, entre españoles, comunitarios y no comunitarios; alrededor del 80 % son mujeres, lo que lo convierte en una oportunidad de empleo para miles de mujeres de entornos rurales de España y también de Marruecos, el país que aporta el mayor grueso de temporeras para las labores de recolección.

En la actual campaña de recogida de los frutos rojos se han aprobado 19.000 contrataciones en origen, la mayor parte mujeres procedentes de Marruecos, para las que supone una oportunidad para mejorar su situación socioeconómica sin tener que abandonar de forma definitiva y traumática su país y su entorno familiar.

De hecho, estas mujeres reciben un salario diez veces superior en España por la realización de la misma actividad que realizan en su país de origen, incluyendo seguros sociales y otros conceptos.

El mayor número de mujeres trabajadoras de las empresas productoras y comercializadoras de los frutos rojos se concentra en las áreas de recolección, manipulación y envasado, labores que han desarrollado tradicionalmente no sólo por las características de estos trabajos en sí, sino porque además el desempeño de estas tareas ha permitido la incorporación al mercado laboral de mujeres sin formación que antes carecían de cualquier oportunidad.

Pero la mujer también ha ido adquiriendo mayor protagonismo en otros ámbitos, un ejemplo es el de carretillero, una profesión tradicionalmente realizada por hombres y en la que en la actualidad hay un 30 % de mujeres.

Las empresas más pequeñas siguen conservando una estructura tradicional con prevalencia masculina, aunque se está produciendo el relevo de la mano de segundas y terceras generaciones de agricultoras que deciden hacerse cargo del negocio familiar.

Así, en la dirección, la presencia femenina oscila entre el 20 y el 50 por ciento; se da el caso de empresas y cooperativas en las que la paridad en los puestos técnicos y de responsabilidad y cargos intermedios es total, rondando el 70 %, en los cargos de responsabilidad de administración y del área comercial.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD