06-03-2020 / 14:12 h EFE

La defensa del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha recurrido este viernes ante el Constitucional su condena a nueve años de prisión por sedición en la causa del "procés" y ha pedido al tribunal que "expulse" ese delito del Código Penal y lo deje en libertad mientras resuelve.

El equipo de defensa de Cuixart ha presentado el recurso en una rueda de prensa en Madrid, aunque, como ha señalado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, tienen "nula confianza en la Justicia española" y dan este paso para agotar todas las vías internas y poder acudir a Estrasburgo.

"Es en Europa donde esperamos encontrar esa justicia que nos es negada en el Estado español", ha manifestado Mauri, quien ha considerado que la reforma del Código Penal anunciada por el Gobierno no sirve para resolver el conflicto político y ha reclamado una ley de amnistía.

Con un punto de optimismo, el abogado de Cuixart, Benet Salellas, ha indicado que el recurso "es la última oportunidad que tiene la Justicia española para homologarse a los estándares europeos".

A su juicio, en la causa del "procés" ha habido una "excepcionalidad procesal", entre otras cosas porque el líder de Òmnium no era aforado y fue juzgado como tal en el Supremo, y una excepcionalidad principal: "la injerencia en los derechos civiles y políticos que comporta la sentencia".

Han pedido por ello al tribunal de garantías que declare inconstitucional el delito de sedición "por su historia funesta como elemento de represión desde el siglo XIX", sin figuras homologables en Europa, y que defina "de forma democrática" el concepto de orden público frente al Tribunal Supremo, que "ha vulnerado el derecho de reunión y el derecho fundamental a la legalidad penal", ha resumido.

El proceso, a su entender, ha sido "una operación de Estado destinada a utilizar el castigo a los líderes independentistas para que el conjunto del movimiento independentista dejara de protestar", una causa en la que "la razón de Estado se ha colocado por encima de la ley, de la Constitución y de los derechos fundamentales".

Para la defensa de Cuixart, si el Constitucional no admite el recurso y lo resuelve en los próximos meses será por "una maniobra orquestada desde la agenda política" detrás de la causa.

En la presentación han participado también juristas como el catedrático de Derecho Penal en la Universidad de Jaén Guillermo Portilla, quien ha estimado que con la sentencia del Supremo la sedición "se convierte en un arma no solo contra quienes han sido juzgados en este proceso, sino contra todo el colectivo de desobediencia civil" que reclama en la calle derechos y libertades.

A su juicio, la reforma de ese delito en el Código Penal anunciada por el Gobierno debería rebajar la pena a uno o dos años.

La catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona Mercè Barceló ha criticado que se atribuya a Cuixart ser la rama civil del entramado sedicioso cuando su conducta "estaba amparada en el derecho de reunión" y sus llamadas a la protesta fueron siempre pacíficas, mientras que el profesor de Derecho Penal en la Universidad de Valencia Javier Mira ha insistido en que la sentencia recoge solo supuestos de "resistencia pasiva"

"El vaciamiento del derecho de reunión implica una vulneración del derecho de reunión", ha resumido el profesor de Constitucional en la Universidad de Valencia Albert Noguera.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD