05-03-2020 / 15:02 h EFE

El hombre de 40 años acusado de asesinar con arma blanca a su pareja, de 37, en su domicilio de Azuqueca de Henares (Guadalajara), en 2017, ha pedido este jueves perdón, durante el juicio con jurado popular que le juzga, y ha afirmado: “no era mi intención hacer lo que hice”.

Así lo ha señalado en la segunda vista del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Guadalajara, en el que su defensa pide la absolución de su defendido alegando un trastorno mental y que la víctima le agredió primero, mientras que la Fiscalía y las acusaciones solicitan penas de entre 33 y 25 años por un delito de asesinato.

“No era mi intención hacer lo que hice. Fue una serie de circunstancias que nadie las piensa”, ha relatado el procesado, a preguntas de las partes, ante los que ha asegurado que “no era consciente de lo que estaba haciendo” y ha pedido perdón por lo ocurrido.

Según el acusado, el día de los hechos retomó una discusión iniciada la noche anterior relacionada con la hija que éste tiene con una anterior pareja, que se produjo en el baño, cuando la víctima se preparaba para irse a trabajar y, según el acusado, ésta cogió un cuchillo y fue quien le apuñaló primero en el pecho.

Seguidamente, asegura que fue a la habitación de los niños a los que les dijo que llamaran al 112, pero ha incurrido en varias contradicciones al señalar que se autolesionó posteriormente con el cuchillo, así como en los motivos por los que no fue él quien llamó a emergencias, así como los cortes en los brazos que presentaba la víctima.

Y, en un momento de su declaración, ha llegado a afirmar que él había cuidado mucho de los hijos de la víctima, a los que ésta maltrataba.

En la sesión de ayer, la defensa afirmó, en las calificaciones previas, que su defendido actuó bajo un “estado de constricción mental” y que sufre “trastorno inestable emocional de personalidad y trastorno emocional de personalidad compulsiva, lo que produce alteraciones de percepción y le lleva a actuar de modo impulsivo sin atender a las consecuencias”.

Por todo ello, considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio imprudente con las eximentes de trastorno mental, así como la de confesar la autoría de los hechos u obrar por causa de arrebato u obcecación y pide la declaración de no culpabilidad de su defendido.

Por su parte, la Fiscalía Provincial de Guadalajara pide 30 años de prisión para el acusado por un asesinato con alevosía y agravante de parentesco, mientras que la acusación particular del padre de los hijos de la víctima pide 33 años, y la Junta de Comunidades y el Instituto de la Mujer, también personadas como acusación, solicitan una pena de 25 años, al considerar que los hechos fueron constitutivos de un delito de asesinato.

Según el Ministerio Fiscal, los hechos tuvieron lugar el 28 de diciembre de 2017 en una vivienda de la calle San Miguel de Azuqueca, donde el acusado, tras retomar una discusión de la noche anterior con la víctima, J.A. M, de 37 años, la siguió hasta el baño y la degolló, aprovechando sus reducidas dimensiones y que se encontraba “arrinconada y desprevenida”, y lo hizo “de forma sorpresiva e inesperada sin que la víctima tuviera posibilidad de defenderse”.

La pareja tiene un hijo en común de 14 meses y la víctima además tenía dos hijos, un niño de 12 años y una niña de 9, que se encontraban en el domicilio cuando ocurrieron los hechos.

En el juicio, que se prolongará hasta el 11 de marzo en la Audiencia Provincial, declararán medio centenar de testigos, agentes de la Guardia Civil y diversos peritos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD