04-03-2020 / 18:30 h EFE

El Fiscal pide 43 años de cárcel para un vecino de la Cellera de Ter (Girona), de 53 años y origen indio, acusado de agredir, física y sexualmente, a su mujer a la que amenazó con un cuchillo durante dos días en su casa, en 2018.

La fiscalía y la acusación particular piden para el acusado, Karmjeet S. 43 años de cárcel, 15 años por cada uno de los dos delitos de acceso carnal mediante armas, 12 años por un delito de agresión sexual con acceso carnal y un año por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género mediante uso de armas.

Además, pide para el acusado, que está en prisión preventiva desde su detención, 10 años de libertad vigilada, que no se pueda acercar a la víctima durante 5 años y el pago de una multa, en concepto de responsabilidad civil, de 10.000 euros, más 450 euros por las lesiones.

La defensa, que ha insistido en que la denunciante ha incurrido en múltiples contradicciones durante la instrucción, ha pedido la absolución.

En la vista oral celebrada este miércoles en la sección cuarta de la Audiencia de Girona, el acusado ha negado los hechos, ha sostenido que mantuvieron relaciones sexuales consentidas y ha atribuido la denuncia a que la mujer buscaba que le diera dinero, amenazando con denunciarlo si no lo hacía.

La fiscalía y la acusación particular sostienen que, una vez la víctima llegó al país el 2 de junio de 2018, después de casarse con el procesado en la India en 2015, la agredió sexualmente tres veces, dos de ellas mientras la amenazaba con un cuchillo.

Cuando denunció los hechos, la chica explicó que había venido a España para vivir con su marido, un hombre también indio que vivía aquí desde 2016 y con quien se había casado en su país de origen.

Aseguró que el suyo fue un matrimonio de conveniencia entre familias y que, una vez aquí, tanto el procesado como sus familiares no la querían.

Los forenses han destacado que las lesiones que presentaba la víctima, arañazazos en piernas, golpes en los pechos y herida sangrante en la vagina son las médicamente recogidas como características en casos de agresiones sexuales, porque se pueden producir intentando separar las piernas de la víctima, sujetándole los pechos con agresividad o penetrándola con fuerza.

Aunque no han descartado totalmente que se las pudiera haber causado ella, lo han considerado “poco probable”.

La versión del acusado es totalmente diferente a la de la víctima, ya que según él, las relaciones fueron consentidas y ella ya se había "portado mal" con él en su país, donde también le había denunciado.

Según él, no la invitó a venir a España, sino que lo hizo ella por iniciativa propia y, una vez aquí, le exigió dinero y lo amenazó con denunciarlo.

En la vista oral también han declarado una hija y un vecino del acusado, que han apoyado la versión del acusado en cuanto al dinero exigido por la víctima a cambio de irse y han afirmado que, durante los días de supuesto cautiverio, la vieron caminando por la calle o sentada en el sofá "tranquilamente”, sin ninguna lesión.

El 5 de junio de 2018, la víctima consiguió salir del piso y pidió ayuda a los vigilantes municipales de la Cellera de Ter que alertaron a los Mossos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD