26-02-2020 / 14:31 h EFE

La cofundadora y actual presidenta de la Fundación Vicente Ferrer, Anna Ferrer, ha asegurado que tras 50 años de trabajo solidario en la India ha visto con sus "propios ojos que la pobreza extrema tiene solución".

Ferrer ha recogido este miércoles en Vitoria el Premio Ignacio Ellacuria de cooperación al desarrollo que el Gobierno Vasco le ha entregado en reconocimiento a su labor de más de 50 años por la erradicación de la pobreza en las zonas rurales del sur de la India y su trabajo en favor de las mujeres en un sociedad de "gran arraigo patricarcal".

En su intervención Ferrer ha recordado que su marido Vicente Ferrer defendía que la erradicación de la pobreza no debía dejarse en manos únicamente de los gobiernos o de las grandes instituciones ya que creía que "cada uno tiene la responsabilidad de hacer lo que pueda, aunque sea algo pequeño".

Ha explicado que cuando la Fundación empezó su labor en la India Vicente les "inspiró y motivó" en la creencia de que "la erradicación de la pobreza extrema no era imposible, ni un sueño" y se ha mostrado orgullosa de que 50 años después ha sido "testigo" de que ciertamente tiene solución.

Ha relatado que las personas de las comunidades con las que trabaja la Fundación le han transmitido que sienten que han salido de "la oscuridad de la pobreza" en la que vivían y ahora se sienten iguales al resto de personas, incluidos los de las castas altas, ya que ahora no creen que estos "nazcan superiores".

Ha destacado también que en la India hay mujeres "fuertes, luchadoras, que no se rinden" que están liderando comunidades y ha llamado a "continuar con esta lucha" para que "todas las personas tengan igualdad de oportunidades y derecho a una vida digna".

Anna Ferrer (Essex, Reino Unido,1947) ha recogido el premio de manos del lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha puesto en valor su compromiso, con el que ha cambiado "el destino de miles de personas" al devolverles la dignidad y la esperanza.

La experiencia de Anna Ferrer, ha dicho Urkullu, "merece ser estudiada como un modelo de empresa social, una eficiente maquinaria organizativa al servicio del desarrollo". La Fundación Vicente Ferrer ha sido "una empresa que ha sabido combinar resultados y alma", ha considerado el lehendakari.

"El ejemplo de Anna Ferrer y su trabajo proyectan los rasgos del mundo que queremos construir para las próximas generaciones: el valor de las comunidades, la visión siempre positiva de la humanidad y el reconocimiento de cada ser humano como agente de cambio, valioso en sí mismo", ha concluido el lehendakari.

El Premio Ignacio Ellacuria de cooperación para el desarrollo fue instaurado por el Gobierno Vasco para reivindicar la obra y memoria del jesuita, filósofo y teólogo de Portugalete Ignacio Ellacuria, asesinado en El Salvador en 1989 junto a otros cinco compañeros jesuitas, una colaboradora y su hija de 15 años.

El galardón reconoce la aportación de las organizaciones y las personas a la lucha por la igualdad y justicia entre los pueblos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD