21-02-2020 / 18:31 h EFE

CGT denuncia que el padre de un niño del colegio Montelindo, en Bustarviejo, va a ser juzgado el próximo lunes por supuesta resistencia a la autoridad durante una concentración que tuvo lugar el 6 de julio de 2016, con motivo del rechazo de la comunidad educativa a la “imposición del nuevo director” y por "defender la escuela pública".

El sindicato asegura en un comunicado que los padres solamente querían mostrar su malestar por el hecho de que la Consejería de Educación hubiera nombrado al director del colegio a través de una comisión formada por tres representantes elegidos “directamente por la administración” y dos por el centro, de forma que Educación podía “eliminar” a los candidatos que le resultasen “incómodos”.

Por ese motivo, los padres de los alumnos y los profesores iniciaron una serie de encuentros, encierros y manifestaciones para reprobar al nuevo director, designado por la Comunidad de Madrid.

En uno de esos encuentros se vivió un momento “de especial tensión” cuando el director quiso acceder al centro, pese a que en las afueras había una concentración de los padres.

El portavoz de CGT en el colegio Montelindo, Enrique Díaz, explica a Efe que, cuando el hombre quiso entrar, los manifestantes se pusieron delante de la puerta, impidiendo su entrada, lo que dio lugar a una serie de “empujones” por parte de todos los asistentes, incluido el director y los agentes.

Tres padres fueron identificados, pero varios días después otro de los adultos presentes, David, recibió una denuncia por resistencia a la autoridad, algo que “sorprendió a todos”, porque no había tenido un comportamiento violento ni se dirigió expresamente a los agentes, según el portavoz del sindicato.

Pese a todo, el fiscal pide de un año de prisión para David por resistencia a la autoridad, además de una sanción económica.

Una de las concentraciones se produjo el 6 de julio, cuando el director fue al colegio para tomar posesión de su cargo, cuando se encontró con las familias que querían mostrarle su rechazo “de forma pacífica”, según Díaz.

“La actitud de las familia fue en todo momento pacífica, ya que solo querían mostrar que esa persona no era bien recibida” en el centro.

En concreto, se le acusa de una supuesta agresión a un guardia civil, que aseguró tener una foto con la marca de una mano y un arañazo en la espalda, aunque desde el sindicato aseguran que “no les consta” que David le agrediera, ni el hombre aparece en las múltiples grabaciones del momento, según añaden.

Aunque el padre está “nervioso y preocupado”, concluyen, desea poder explicarse para “que se conozca cuál fue el origen de la situación y cómo transcurrieron los hechos”.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación solamente apuntan que su departamento no emitió ninguna denuncia, sino que fue interpuesta por las fuerzas de seguridad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD