20-02-2020 / 23:10 h EFE

de Janeiro, 20 feb (EFECOM).- El presidente de la petrolera Petrobras, Roberto Castello Branco, afirmó este jueves que la mayor empresa de Brasil confía en vender este año ocho de sus trece refinerías y su participación en Braskem, la petroquímica que comparte con el grupo Odebrecht.

"Firmaremos los acuerdos de compra y venta de las refinerías aún en 2020 y concluiremos toda la operación en 2021", aseguró el presidente de la petrolera controlada por el Estado pero con acciones en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid en una rueda de prensa en la sede de la compañía en Río de Janeiro.

El ejecutivo agregó que Petrobras está en conversaciones con Odebrecht para convertir todas las acciones de Braskem, la mayor petroquímica de América Latina, en papeles con derecho a voto y ofrecerlos en el mercado.

"Vamos a vender Braskem hasta el fin del año y transformar la empresa en una compañía con acciones ordinarias en el Nuevo Mercado (de la bolsa de Sao Paulo). Pretendemos usar el mercado bursátil para vender esas acciones y salir de la empresa", agregó al referirse a una petroquímica afectada por la decisión de Odebrecht de acogerse a la ley de quiebras.

"Estamos negociando con Odebrecht. Por ahora no hay novedades pero trabajamos con ese horizonte de poder concluir el negocio en 2020", dijo Castello Branco.

El ejecutivo aseguró que las ocho refinerías que fueron puestas a la venta recibieron varias propuestas y que la petrolera negocia con las empresas interesadas en adquirirlas.

El gigante brasileño puso en venta las refinerías que operan en estados diferentes a Río de Janeiro y Sao Paulo (en los que cuenta con cinco unidades) con la intención de que el sector pueda contar con competencia, ya que actualmente es un monopolio de Petrobras.

"La falta de competencia es perjudicial para Petrobras porque, sin competidores, la empresa termina convirtiéndose en un gato gordo ¿Para qué voy a reducir costos y desarrollar innovaciones si no hay nadie que me desafíe?", explicó.

La venta también se enmarca en el ambicioso plan de desinversiones de la petrolera para vender activos no estratégicos y reducir su gigantesca deuda, un programa que el año pasado le permitió recaudar un récord de 16.300 millones de dólares.

Castello Branco garantizó que Petrobras recibió diferentes propuestas por cada una de las ocho refinerías ofrecidas, tanto de empresas brasileñas como extranjeras, por lo que no teme que alguna se quede por fuera del proceso de desinversión.

"Quedamos felices con las propuestas. Recibimos muchas por cada refinería. Ninguna se quedó huérfana. Brasil tiene que librarse de esa situación única en el mundo en la que una única empresa es dueña de todo el refino", afirmó.

El ejecutivo aseguró que otras empresas que serán incluidas en el plan de desinversión son las termoeléctricas de la compañía.

Según la directora de Refino y Gas Natural de la empresa, Anelise Lara, Petrobras inscribió 13 de sus térmicas en la licitación de abril próximo en la cual el Gobierno firmará contratos con empresas dispuestas a ofrecerle energía al sistema eléctrico nacional.

Cuando las térmicas cuenten con contratos por 15 años que hagan viables sus operaciones, Petrobras agrupará las unidades en una empresa eléctrica nueva que pondrá en venta, explicó la ejecutiva.

La estatal cuenta con 26 plantas termoeléctricas, lo que la convierte en la mayor operadora térmica del país, con una potencia instalada de 6.000 megavatios.

Las novedades en el proceso de desinversión fueron anunciadas en la rueda de prensa en la que Castello Branco comentó el lucro récord obtenido por la empresa el año pasado.

Según el balance divulgado el miércoles, la empresa obtuvo en 2019 un beneficio de 40.137 millones de reales (unos 9.205 millones de dólares), con el que consolidó la recuperación iniciada en 2018.

El beneficio fue en un 55,7 % superior al de 2018 (25.779 millones de reales o 5.926,2 millones de dólares) y contrastó con los cuatro años anteriores de pérdidas, incluso las históricas de 2015, cuando Petrobras sufrió un perjuicio récord de 34.800 millones de reales (unos 8.000 millones de dólares).

El buen resultado de 2019 fue atribuido precisamente a los ingresos obtenidos con su plan de desinversiones.

Castello Branco explicó que, gracias a la venta de esos activos, la inversión de Petrobras saltó desde 13.400 millones de dólares en 2018 hasta 27.400 millones de dólares en 2019, de los cuales 16.700 millones de dólares en derechos para explorar y explotar áreas de interés de la empresa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2020
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD