20-02-2020 / 15:02 h EFE

Un taxista de 58 años ha sido interceptado por la Guardia Civil de Tráfico trabajando durante la pasada Feria del Cocido de Lalín a pesar de circular ebrio y doblar la tasa de alcoholemia permitida para conductores profesionales.

Este taxista fue uno de los 520 conductores a los que se les realizó la prueba de alcohol y drogas durante esta fiesta gastronómica, de los cuales 17 dieron positivo por alcoholemia y dos por drogas, según ha informado el instituto armado.

La Guardia Civil explica que el taxista, que deberá responder ante la justicia por un delito contra la seguridad vial, prácticamente doblaba la tasa de 0,15 miligramos por litro de aire espirado fijada para conductores profesionales.

Por tanto, su vehículo fue inmovilizado y los agentes llamaron a otro taxi para el traslado del viajero al que estaba prestando servicio.

Tanto él como otros dos conductores particulares que circulaban ebrios, en estos casos con tasas superiores a los 0.60 mg/l, se enfrentan a un delito castigado con pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses y, en todo caso retirada del permiso de 1 a 4 años.

Las sanciones por conducir con una tasa de alcohol superior a la legalmente establecida suponen además una multa entre 500 y 1000 euros y la pérdida de hasta seis puntos.

Dentro de este dispositivo de vigilancia, la Guardia Civil formuló otras 16 denuncias por infracciones al reglamento de circulación y detectó 45 vehículos que circulaban a velocidades superiores a las permitidas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD