18-02-2020 / 16:10 h EFE

Expertos en gerontología y geriatría abordan hasta mañana en un curso en Cáceres cómo afrontar desde un punto de vista global la soledad en las personas ancianas, que a partir de los 75 años afecta a uno de cada dos mayores.

Se trata de un evento de la “Caixa” y el SEPAD que reúne en el Palacio de la Generala a 90 profesionales del servicio de salud y servicios sociales, investigadores, organizaciones del tercer sector y estudiantes universitarios, entre otros.

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), unos 112.000 hogares en Extremadura son unipersonales, de los que en 48.000 viven personas mayores de 65 años, una realidad que afecta, en principio, más a las mujeres, que representan el 70 por ciento de estas últimas.

De estos hay un porcentaje importante que no ha elegido vivir solos, según ha expuesto el consejero extremeño de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, quien ha inaugurado el curso "Soledad en las Personas Mayores" este martes.

Así, desde el Gobierno central se está planificando una estrategia nacional para luchar contra las consecuencias de la soledad no elegida, pues, ha explicado Vergeles, está demostrado que provoca “muertes prematuras” y un abandono de las actividades instrumentales de la vida diaria, como hacer de comer, comprar o los cuidados propios.

Otra de las consecuencias es tener que trasladarse a un centro residencial y por tanto, no poder vivir donde uno quiere, ha expuesto el consejero, por “miedo o incertidumbre” a que le pase algo.

“Esto tenemos que combatirlo entre toda la sociedad. Esto no se daba antes, ahora la sociedad es más individualista, antes los propios vecinos hacían de red de apoyo social del domicilio, y eso sigue pasando en muchos pueblos, aprovechemos esas posibilidades”, ha dicho Vergeles.

Así, ha abogado por afrontar esta realidad con voluntariado para construir estas redes, con las tecnologías de la información y la comunicación y los sistemas de protección social y sanitario, para que la persona pueda vivir “el máximo tiempo posible libre de situaciones de dependencia”.

Por su parte, para el director científico del programa de Personas Mayores de ”la Caixa”, el gerontólogo Javier Yanguas, la sensación de soledad, que a su juicio afecta igual a hombres que a mujeres, varía a lo largo de la vida, pasando del 20 por ciento entre 20 y 40 años, el 30 entre 65 y 75 años, hasta la mitad entre los mayores de 75 años.

“Las mujeres tienen más tendencia a reconocer la soledad y otras emociones negativas, los hombres tienen más dificultades, pero si la pregunta no es directa, la soledad se equipara entre hombre y mujeres”, ha explicado Yanguas.

Según este experto, la soledad no solo tiene que ver con vivir sin compañía, pues el 70 por ciento de las personas mayores que viven acompañadas también se sienten solas, por lo que, en su opinión, “es mejor vivir solo y sentirse solo que vivir acompañado y sentirse solo”.

En esto coincide la directora del programa de Personas Mayores de la Fundación Bancaria ”la Caixa, Cristina Segura, para quien el voluntariado puede ser un elemento de cohesión que motive a estas personas a “salir de casa” y relacionarse.

“El reverso de la soledad no es que la persona esté acompañada 24 horas del día, sino que tenga buenas relaciones sociales, que sean satisfactorias y se sienta acompañado aunque sea a distancia; otra cosa es que haya una necesidad de cuidado, ahí hay que buscar fórmulas distintas”, ha afirmado Segura.

En Extremadura existen ejemplos de buenas prácticas en entornos rurales con programas de voluntariado y teleasistencia avanzada en las localidades de San Pedro de Mérida y Pescueza, en los que se pretende combatir la soledad en los últimos años de vida.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD