16-02-2020 / 12:40 h EFE

El Archivo Histórico Archidiocesano de Tarragona, el primer archivo moderno de la Iglesia en España y el primero religioso que ha puesto en abierto en Internet todo su fondo documental, ha iniciado esta semana la celebración de su centenario.

El Archivo Histórico Archidiocesano de Tarragona fue inaugurado en la época del cardenal Francesc Vidal i Barraquer hace 100 años y desde 1999 está dirigido por el padre Manuel M. Fuentes, que, según el portal de información religiosa Catalunya Religió, se ha encargado de digitalizar todo el fondo documental para hacerlo accesible a todo el mundo.

"El Archivo muestra cómo ha vivido, como ha pensado, como ha querido y como ha muerto la gente de nuestra tierra", explicó el arzobispo primado de Tarragona Joan Planellas, durante el acto de apertura del centenario del archivo que se celebró el pasado lunes en el Centro Cultural del Seminario de Tarragona.

Por eso, añadió el prelado, tiene el gran valor de "preservar la memoria" y "acercarnos a la necesidad de saber realmente quiénes somos y de dónde venimos".

Al acto asistieron también la consellera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, la presidenta de la Diputación tarraconense, Noemí Llauradó, así como varios alcaldes que tienen los fondos parroquiales de sus municipios en el archivo.

Vilallonga remarcó que el Archivo Histórico Archidiocesano de Tarragona "ha pasado por todas las dificultades la historia de Cataluña de los últimos cien años", iniciado con el impulso del Renacimiento, en peligro durante la Guerra Civil, abandonado durante el franquismo, y adaptándose a los tiempos tecnológicos al llegar al siglo XXI.

El portal Catalunya Religió ha recordado que el primer director del archivo fue mosén Sancho Capdevila, que fue el primer encargado de evitar que se perdiera la documentación histórica, asegurar su conservación, y garantizar su consulta para divulgar este patrimonio.

El archivo conserva un gran diversidad de fondos que incluyen los archivos parroquiales de todo el arzobispado, el archivo de la mitra y de la catedral, de los concilios provinciales de la Tarraconense, de instituciones históricas tarraconenses, como el Hospital de Santa Tecla y varias cofradías, o los más recientes de la Conferencia Episcopal Tarraconense.

En los últimos años también se han incorporado varios fondos personales como los del arzobispo Josep Pont i Gol, además de conservar la bula papal del año 1091 que ordena la restauración del arzobispado de Tarragona.

Entre otros episodios de los cien años de su historia, el archivo tarraconense evitó que durante la Guerra Civil desapareciera la documentación histórica parroquial.

Las autoridades republicanas protegieron el archivo tapiándolo para evitar los saqueos y, tras caer en el olvido durante la posguerra, en 1971 el arzobispo Pont i Gol inauguró la nueva sede que había promovido el cardenal Arriba i Castro, aunque, al parecer, los fondos estatales para el Archivo se terminaron cuando llegó a Tarragona un arzobispo que no era del gusto del régimen franquista.

Fuentes destaca "la política archivística inclusiva y de colaboración" que ha querido mantener el archivo, que cuenta con profesionales y un equipo de voluntarios.

Además, también ha iniciado a través de internet un proyecto colaborativo para indexar los libros de registros de sacramentos de forma que cualquier persona puede colaborar en el vaciado de datos a través de la web.

Con este proyecto han conseguido indexar ya casi 700.000 registros.

Paralelamente han digitalizado 15.000 documentos, con más de 2 millones de imágenes disponibles en la red.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD