14-02-2020 / 17:20 h EFE

La Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Universitario Son Llàtzer, única existente en Baleares, ha atendido desde su creación en 2014 a 480 pacientes que habían sufrido algún problema cardíaco agudo, a fin de mejorar su supervivencia a largo plazo y su calidad de vida.

El dato lo ha difundido la Conselleria de Salud y Consumo en un comunicado, con motivo de la organización de la Primera Jornada Balear de Rehabilitación Cardiaca y Prevención Secundaria Cardiovascular, por parte de los médicos Joan Torres y Tomàs Ripoll, miembros del Servicio de Cardiología.

La unidad está formada por un equipo multidisciplinario de especialistas en cardiología y en rehabilitación junto con personal de enfermería, de fisioterapia y de la especialidad de psicología; y también colaboran en ella los servicios de Endocrinología, Neumología y Urología.

Trabajan conjuntamente para que los pacientes atendidos se recuperen no solo físicamente sino también psicológica, social y laboralmente.

En los casos de pacientes que han padecido un infarto agudo de miocardio, la rehabilitación cardiaca consigue reducir un 25 % el riesgo de mortalidad cardiovascular y un 20 % la posibilidad de volver a ser hospitalizado.

La jornada, inaugurada por la consellera Patricia Gómez y el director general del Servicio de Salud de las Islas Baleares, Juli Fuster, quiere dar a conocer los beneficios de la rehabilitación cardiaca y actualizar las recomendaciones sobre los factores de riesgo cardiovascular y el tratamiento antitrombótico de los pacientes con alguna enfermedad cardiovascular.

La rehabilitación cardiaca es un proceso multidisciplinario que tiene como objetivo la recuperación física, psicológica, social y laboral de los pacientes con alguna enfermedad cardiovascular.

En la jornada se han abordado cinco cuestiones clave: la actualización de las indicaciones y de la metodología de la rehabilitación cardiaca; la puesta al día en el tratamiento farmacológico de la diabetes, la dislipemia y la hipertensión en los pacientes con alguna enfermedad cardiovascular; los últimos avances en el tratamiento antiagregante, y la propuesta de protocolo de prevención secundaria tras un síndrome coronario agudo en el Sector Sanitario de Migjorn.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la causa principal de muerte en Baleares: de las 8.206 defunciones registradas en 2018, el 28 % fueron causadas por alguna enfermedad del sistema circulatorio.

El "Código Infarto" registra cada año en las Islas unos 400 casos de infarto con elevación del segmento ST, el 75 % de los cuales son sufridos por hombres, y si se añade el resto de síndromes coronarios agudos, se estima que el número asciende a casi 1.100.

De los casos de pacientes que han sufrido un infarto con elevación del segmento ST, el 51 % son hipertensos, el 40 % fumadores, el 37 % dislipémicos y el 22 % diabéticos.

Según los registros europeos y españoles, el control de los factores de riesgo cardiovascular es muy mejorable: por ejemplo, solo el 26 % de los pacientes con algún problema coronario tienen controlado el nivel del colesterol LDL de acuerdo con las recomendaciones de las sociedades científicas, y el 50 % de fumadores siguen fumando después de haber sufrido un infarto.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD