06-02-2020 / 14:10 h EFE

El Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Gijón van a elaborar un plan de acción a corto plazo para luchar contra la contaminación del aire en la zona oeste de la ciudad, donde hay un “problema” y las concentraciones de partículas PM10 son “bastante superiores” a las del resto de la localidad.

Así lo han afirmado en rueda de prensa la viceconsejera de Medio Ambiente, Nieves Roqueñí, y el concejal de Medio Ambiente y Movilidad de Gijón, Aurelio Martín, quien ha asegurado que para revertir el “problema” de la zona oeste de la ciudad se diseñará un plan y un protocolo específico “más ambicioso que el del Principado”.

Roqueñí ha señalado que 2013 fue el año en el que se registró el último problema de superación de los límites legales de partículas PM10 y desde entonces se ha constatado una mejoría de la calidad del aire en Gijón.

En concreto, se ha pasado de las 44 superaciones al año en 2012 a las 16 de 2018 y las 14 en 2019, cuando la legislación fija que no se pueden superar los 50 microgramos por metro cúbico más de 35 días al año, con lo que se han mejorado los valores con la “excepción” de la zona oeste donde “hay un problema”.

Según ha indicado, tanto en la estación de Jove como en la de El Lauredal se ha constatado que las partículas PM10 tienen valores “bastante superiores” a las del resto de Gijón y mientras de febrero a mayo de 2019 la estación de la Argentina detectó 13 superaciones las de la zona oeste registraron entre 30 y 40.

“Reconocemos públicamente que tenemos un problema de contaminación y partículas en la zona oeste que queremos atajar”, ha resaltado Roqueñí, que ha considerado que el Principado tendrá que situar alguna estación fija en la zona oeste.

Las próximas semanas comenzarán las reuniones con los agentes causantes del problema de contaminación como ArcelorMittal, cuyas instalaciones son “un foco importante de partículas PM10”, o la Autoridad Portuaria de Gijón, como agente relevante de la zona.

El plan permitirá actuar en la zona oeste de manera que cuando haya episodios de contaminación se dé un aviso temprano a la población y se puedan poner en marcha las medidas oportunas.

La intención es que esté diseñado antes del verano, junto al estudio sobre las estaciones de medición que está elaborando el Instituto Carlos III y el estudio de fuentes de contaminación y poder evaluar su efectividad a finales de 2021.

El año pasado ya se hizo un plan de acción específico para la zona de Trubia para hacer frente al benceno y el resultado fue “exitoso”, ha señalado Roqueñí.

Preguntado por acciones centradas en la zona este de Gijón, donde se han superado los límites de partículas PM10 en los últimos días, Martín ha afirmado que fue “puntual” y no suele haber superaciones en esa zona.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD