02-02-2020 / 12:30 h EFE

Unos 200 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlarán esta semana alrededor de 150 autobuses para garantizar la seguridad de los escolares dentro de la nueva campaña de vigilancia de este tipo de vehículo, y a la que se han adherido 13 cuerpos de Policía Local de otros tantos municipios de la Región, informaron fuentes de la Delegación del Gobierno.

Durante los últimos años no se ha registrado ningún accidente con víctimas en la Región de Murcia en el que estuviera implicado un vehículo de estas características, por lo que, según Virginia Jerez, jefa provincial de Tráfico, se trata de un medio de transporte seguro.

“No obstante, siempre ha que extremar la vigilancia y no olvidar que el 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o justo en los instantes inmediatos, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar, o de los padres”, explica.

Durante el curso escolar, alrededor de 630.000 alumnos en toda España utilizan a diario un autobús escolar y, según el Observatorio del Transporte de Pasajeros por Carretera, estos autobuses desplazan más de 230 millones de pasajeros al año. Aun así, las tasas de accidentalidad en España son mínimas.

El transporte escolar está sometido a una serie de normas de cuyo cumplimiento depende en muchos casos la seguridad de los niños. Exigirlas, a través de los centros educativos o las asociaciones de padres que se encargan de contratar las rutas, es un derecho.

“Cerca de 17.000 autobuses (alrededor de un 40% de toda la flota privada) realizan servicios de transporte escolar, y desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados los sistemas de retención”, ha añadido Jerez..

Durante el desarrollo de esta campaña se realizarán inspecciones sobre los vehículos destinados al transporte escolar (autorizaciones, documentos, condiciones técnicas, elementos de seguridad, cinturones y sistemas de retención infantil) y sobre los conductores (permiso de conducción, tiempos de conducción y descanso), tanto en vías urbanas como en vías convencionales.

La velocidad inadecuada y las distracciones son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos. Está comprobado que, a 50 km/h, velocidad máxima permitida en vías urbanas, las posibilidades de que un niño sobreviva sin ninguna medida de seguridad es prácticamente nula, y ni siquiera a poca velocidad se garantiza su supervivencia.

A partir de 2013, todos los camiones y autobuses nuevos de la UE deben contar con un sistema de frenado de emergencia que se active automáticamente cuando detecta la posibilidad de una colisión.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD