01-02-2020 / 14:29 h EFE

La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto de un delito continuado de abusos sexuales a un hombre para quien la Fiscalía pidió doce años de cárcel porque lo consideraba responsable de violar a su propia hija, menor de edad y con una discapacidad del 53% en su desarrollo madurativo.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Primera de la Audiencia sevillana absuelve a J. D. L. R., quien negó los hechos durante el juicio.

Las actuaciones empezaron a raíz de la asistencia sanitaria prestada a la menor en el hospital de Utrera el 12 de mayo de 2012, cuando la niña tenía 12 años, y provocaron que el 22 de agosto se suspendiese el régimen de visitas del acusado a su hija, ya que sus progenitores estaban separados.

En ese parte médico "aparecía marcada la casilla 'sexual' como causa de las lesiones" que presentaba la menor, mientras que en un informe posterior de la Guardia Civil se recoge que la madre explicó que su hija "había estado con su padre el día anterior" y que fue al volver "cuando le notó un comportamiento extraño".

La hija le contó entonces "que su padre le había realizado tocamientos de carácter sexual y había intentado tener relaciones con ella", de ahí que la llevase al hospital.

El informe policial añadía que "era la segunda vez que refería hechos similares" y que la madre había denunciado la primera en un juzgado de Utrera, aunque admitió que su hija tenía una minusvalía psíquica "y sospechaba que en esa ocasión no estaba contando la verdad".

En su declaración ante el Grupo de Menores (Grume), la madre recordó que su hija también afirmó una vez a su padre que un tío materno la había maltratado, pero "en el acto del juicio confesó que todo era mentira y que se lo había inventado", de ahí que su progenitora dudase de la acusación contra su exmarido porque la menor, según dijo, "es bastante mentirosa".

La sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), añade que el análisis genético de la ropa interior de la niña no concretó la procedencia de los restos hallados y que el resultado de las pruebas médicas en el hospital Virgen del Rocío "en ningún caso es determinante" porque "no hay señal de agresión, fuerza ni violencia".

La Sala también explica que la declaración de la víctima "no ha sido coincidente en todos los extremos" y que, si bien apuntó siempre a su padre, "los datos concretos" sobre los abusos "han ido variando a través del tiempo aumentando en su alcance, número, intensidad y gravedad".

"No podemos decir que hubiera faltado a la verdad, pero tampoco podemos asegurar que haya faltado a la verdad el procesado", continúa la ponente, quien sentencia que el testimonio de la menor "no ha sido corroborado por ninguna prueba" que desvirtúe la presunción de inocencia del padre.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD