30-01-2020 / 14:21 h EFE

Un acusado de intentar asesinar a su expareja a puñaladas delante de su hija de 8 años ha admitido la agresión y que se portó "como un animal", aunque ha precisado que estaba bebido, mientras que la víctima ha dicho que él "era consciente de lo que hacía" y la amenazó con que su hija "vería todo".

La Fiscalía Provincial de Madrid solicita una pena de 16 años de prisión y una multa de 82.000 euros para Vladimir Enrique S.C. por los hechos ocurridos el 3 de octubre de 2017 en una vivienda de Majadahonda, donde el acusado presuntamente apuñaló en repetidas ocasiones a su expareja delante de la hija de ambos.

En su declaración ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid que le ha juzgado este jueves el acusado ha afirmado que "había bebido" y ha reconocido que "agredió" a su expareja y que se "comportó como un animal".

No obstante ha precisado que no la atacó "por celos" sino porque "estaba pasando un mal momento".

"Ya no teníamos relación de pareja, solo de vivir juntos, pero a mi nunca me dijo 'yo ya no te quiero'" ha añadido Vladimir, quien ha asegurado que reconoce lo que hizo, afectado por el alcohol, y ha destacado que en la cárcel se apuntó a alcohólicos anónimos.

Mientas tanto la víctima ha declarado que el supuesto agresor quería que estuviera con él, quisiera ella o no, y ese día llegó al domicilio y la llamó "puta, borracha" y le dijo: "Ya tienes a tu macho".

"Temía por la vida de mi hija y la mía" ha afirmado la víctima, que ha asegurado que el agresor "estaba tomado, no borracho, y era consciente de lo que hacia", y de hecho la amenazó con un cuchillo y le advirtió de que su hija "lo vería todo".

La víctima salió corriendo y, según ha explicado entre lágrimas, él la siguió hasta la calle, la agarró del pelo y ella ya "sentía las puñaladas". Además la golpeó contra el suelo.

Después de la declaración de la víctima, un policía fuera de servicio que era vecino y presenció todo desde la ventana de su piso ha afirmado que escuchó "un grito" y vio "un hombre apuñalando a una mujer".

"Yo le grite que la dejara y me vestí y bajé, y luego le retuvimos hasta que llegó la policía", ha añadido el agente.

Por su parte, dos personas que estaban en un bar cercano y que ayudaron a reducir a Vladimir han declarado cómo vieron al hombre "encima de la mujer" y cómo "le sacaba el cuchillo del pecho".

"Cuando nos vio salio corriendo" ha añadido uno de ellos, mientras el otro ha señalado que vio a la menor, hija de ambos, "en el balcón, viendo todo".

Los informes forenses han ratificado que la víctima sufrió puñaladas por la espalada sin que pudiera defenderse y que fueron heridas que pusieron en riesgo su vida.

Además el perito ha señalado que el hombre no asume su responsabilidad ni sus problemas con el alcohol aunque luego los utiliza para excusar su comportamiento ese día.

El acusado ha hecho uso de la última palabra y ha dicho que está "muy arrepentido de lo que he hecho" y ha pedido perdón. "Aquella noche no era yo, lo siento mucho", ha concluido.

La defensa ha pedido una pena por intento de homicidio ya que considera que se están pidiendo penas para una asesinato consumado, mientras la acusación particular pide 18 años de cárcel, dos más que la Fiscalía.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD