28-01-2020 / 16:50 h EFE

id, 28 ene (EFECOM).- Las oficinas de trabajo flexible que se ubican cada vez con mayor frecuencia en el extrarradio de las grandes ciudades y en los distritos financieros reducirán en más de 46.000 toneladas las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en los próximos diez años, según un estudio encargado por la británica Regus.

La supresión de viajes al trabajo significarían un ahorro de 122 toneladas de CO2 por centro al año, 1.036 kilómetros y 7.759 horas dedicadas a traslados laborales.

El estudio Suburban Economic Survey se basa en los cálculos hechos a partir de los 58 centros -120.000 metros cuadrados- que IWG tiene en cerca de una veintena de ciudades de España bajo las marcas Regus y Spaces.

Además de la reducción de contaminación por ahorro de desplazamientos, los trabajadores que pasen de un trabajo flexible en casa a un espacio de trabajo conjunto también contribuirán a la lucha contra el cambio climático, ya que es más eficiente desde el punto de vista energético calentar e iluminar un espacio compartido que un hogar para un trabajador solitario, sostiene el informe.

IWG, que prevé abrir en la próxima década nuevos espacios en pueblos, ciudades y zonas suburbanas pequeñas, asegura que el aumento del trabajo local está impulsado en gran medida por las grandes empresas, que están adoptando políticas de trabajo flexible.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD