20-01-2020 / 21:30 h EFE

El presidente tunecino, Kaïes Said, encomendó hoy al exministro de Finanzas Elyes Fakhfakh la formación de un nuevo gobierno, que deberá estar listo en el plazo de un mes si se quiere evitar una repetición electoral.

Fakhfakh, que buscará la confianza en un Parlamento muy fraccionado, se impuso sobre los también exministros de Finanzas Hakim Ben Hammouda y Mohamed Fadhel Abdelkefi, quienes aparecían en todas las quinielas.

Su designación se produce días después de que fracasara en la misma misión el anterior aspirante, Habib Jemli, designado por el partido conservador de tendencia islamista "Ennahda", ganador de las legislativas del octubre.

Tras dos meses de infructuosas y tensas negociaciones, Jemli, que se topó con resistencia incluso en el seno de su propia formación, sólo logró el voto de confianza de 72 de los 200 diputados- muy lejos de los 109 requeridos.

Ante esta situación, inédita en la historia reciente de Túnez, Said asumió de nuevo sus atribuciones, invitó a los diversos bloques parlamentarios a presentar sus propuestas y se reunió con numerosas personalidades.

Este lunes, escasas horas antes de que concluyera el plazo de diez días contemplado por la Constitución, se decantó finalmente por este político de 48 años de edad, originario de la capital, que ocupó la cartera de Turismo durante el gobierno de transición que encabezó Ennahda, cuya mayoría parlamentaria es esencial para lograr la confianza de la Cámara.

Antes de su entrada en política, que se produjo durante la revolución que puso fin a dos décadas de dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali, ejerció de director de operaciones del grupo petrolero francés Total y como director general de una compañía automovilística.

Fue candidato en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de septiembre-octubre por el partido socialdemócrata "Ettakaltol", en el que concurrió frente a un total de veintiséis aspirantes, incluido el actual presidente, y en la que obtuvo 0,34% de los votos.

En caso de que su gabinete no reciba la aprobación parlamentaria, el mandatario deberá disolver la Cámara y convocar nuevas elecciones, que dilatarán aún más la aplicación de las reformas urgentes que necesita el país para salir de la grave crisis económica que atraviesa.

Todo apunta a que el elegido tratará de formar un gobierno de unidad para tratar de evitar una crisis política que podría agravar aún más los problemas económicos del país.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD