18-01-2020 / 19:30 h EFE

oli, 18 ene (FE).- Fuerzas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de Libia, bloquearon hoy la producción de petróleo en el golfo de Sirte, corazón de la industria petrolera libia, informaron a Efe fuentes de la Compañía Nacional de Petróleo (NOC).

Según la misma, la decisión del llamado Ejército Regular Libio (LNA) de interrumpir el flujo en las centrales de Ras Lanuf, Brega, Hariga, Zueitina y Sidra impedirá la producción de más de 800.000 barriles diarios de crudo, más del 75 por ciento de la producción libia.

Además supondrá la pérdida de 55 millones de euros diarios en las arcas de la NOC, que tiene sede en Trípoli, ciudad bajo dominio del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU (GNA).

La interrupción se produce a escasas 24 horas de que arranque en Berlín una conferencia internacional de paz destinada a consolidar el frágil alto el fuego acordado la semana pasada gracias a la mediación de Rusia y Turquía tras más de ocho meses de duros combates.

Y supone un obstáculo en el camino hacia la recuperación del proceso de paz propuesto por las ONU, en suspenso desde que Hafter pusiera cerco a la capital libia el pasado 4 de abril.

"El petróleo y las instalaciones petroleras pertenecen al pueblo libio. No pueden utilizarse como cartas para resolver problemas políticos", denunció este mismo sábado el presidente de la NOC, Moustafa Sanalla.

Fuentes próximas a Hafter aseguraron a Efe, por su parte, que la decisión "responde las expectativas del pueblo libio. Solo hacemos caso a su demanda".

Movimientos similares, pero sin interrumpir la producción, se han producido en los yacimientos del sur y el oeste del país, zonas igualmente bajo el dominio de Hafter.

El mariscal, que se resistió al alto el fuego, confirmó esta semana que viajará el domingo a Berlín con la intención de ayudar a resolver una guerra civil que se prolonga desde que en diciembre de 2015 el entonces enviado especial de la ONU a Libia, Bernardino León, tratara de imponer un fallido plan de paz.

El conflicto se recrudeció el pasado 4 de abril, fecha desde la que han muerto más 1.500 personas -300 de ellas civiles- entorno a 15.000 han resultado heridas y alrededor de 140.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares y a convertirse en refugiados internos.

Y se intensificó con el inicio del año después de que Hafter lanzara una nueva ofensiva que le ha permitido abrir una brecha en la estratégica localidad de Sirte y colocarse a tan solo un centenar de kilómetros de la ciudad de Misrata, último muro defensivo de la capital.

El avance de las tropas del mariscal llevó a Turquía, principal aliado del GNA, a reenviar tropas a Libia y convertirse así en el primer estado en oficializar su injerencia.

Este sábado, el presidente turco, Recep Tayeb Erdogan, que la semana pasada advirtió a Hafter de que le daría "una lección" si no aceptaba el cese de las hostilidades, volvió a recordar que su país proseguirá en Libia hasta que el gobierno legítimo esté a salvo".

El GNA, que además de Turquía cuenta con el apoyo económico y militar de Catar e Italia, se formó en 2016 en respuesta al plan de la ONU, no fue elegido por los libios, y nunca ha logrado controlar el país pese a que se beneficia del reconocimiento de la comunidad internacional.

Hafter, que recibe el apoyo económico y militar de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia, y el respaldo político de Francia y Estados Unidos, tutela el Parlamento elegido en 2014 instalado en la ciudad de Tobrouk y el gobierno no reconocido en la vecina Al Bayda.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD