17-01-2020 / 15:22 h EFE

El profesor interino de Nava acusado de abusar de un alumno menor, que en mayo de 2018 fue absuelto en una vista oral que posteriormente la Audiencia Provincial ordenó repetir, volverá a ser juzgado el próximo lunes en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo.

La Audiencia estimó los recursos de apelación interpuestos por el Ministerio Fiscal y la acusación particular, que basaron sus recursos en un error en la valoración de la prueba al sostener que en todo momento el acusado actuaba con el propósito de satisfacer su deseo sexual en las conversaciones que mantenía con su alumno, de 9 años, a altas horas de la madrugada, con la ausencia de cualquier finalidad didáctica o educativa.

El juez de lo Penal 1 de Oviedo reflejó en la sentencia anulada que el menor, pese a su edad, tenía "sin duda, algo desarrollada la personalidad, y la sexualidad", pero según la Audiencia, el magistrado no tuvo en cuenta que aunque pudiera tener algún conocimiento en materia sexual todo ello denota "escasa formación y bastantes dosis de ingenuidad, como es lo propio de un niño de esa edad", frente a un adulto en la treintena, que además es profesor del centro en el que da clase.

La Audiencia tuvo en cuenta, entre otros hechos, que las conversaciones del profesor con el alumno se desarrollaron a lo largo de varios meses, de noche y en fines de semana.

Los contenidos de las conversaciones, a juicio de las acusaciones pública y particular, eran "totalmente inapropiados", a lo que se unía el hecho de que el profesor reclamaba al menor continuas muestras de cariño, le hacía regalos y le decía que era un secreto que no debía contar a nadie y, cuando le preguntaba su madre, él contestaba que sólo hablaban de fútbol.

De cara al nuevo juicio, la Fiscalía vuelve a interesar para el acusado una pena de dos años de prisión, tres de libertad vigilada, cuatro de alejamiento y prohibición de comunicación con la víctima y seis de inhabilitación para ejercer actividades con menores, así como el pago de una indemnización de 3.000 euros.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público sostiene que el acusado, de 34 años, comenzó a relacionarse con otros alumnos del colegio, de entre 6 y 12 años, con los que jugaba en ocasiones en el patio y a los que prodigaba abundantes besos y abrazos.

Tras ganarse su confianza, el profesor comenzó a mantener con la víctima conversaciones a través de Skype durante las noches de los fines de semana, en noviembre de 2015.

En todas ellas, añade la Fiscalía, el acusado comenzaba hablando de cuestiones de interés del niño, como el fútbol o el colegio, pero desviaba luego la conversación a temas sexuales totalmente inapropiados y alejados de cualquier fin educativo o didáctico.

Consciente de que tales conversaciones no eran adecuadas, el acusado recordó al niño que las cosas de que hablaban eran secreto.

El Ministerio Público sostiene que el acusado agasajó al menor con varios regalos de cierto valor que no eran propios de una relación profesor-alumno, como mandos a distancia, un volante, unos pedales para la Play Station y diversos juegos.

En marzo de 2016, la madre del niño, al advertir que había disminuido el rendimiento escolar de su hijo y se había alterado su caligrafía y sospechar del uso que hacía de la tablet los fines de semana y de los regalos que recibía de su profesor, presentó denuncia ante la Guardia Civil.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD