17-01-2020 / 14:10 h EFE

La Guardia Civil ha detenido a un quinto integrante de la banda que robó, en principio, en 17 chalés de Cantabria, otro ciudadano albanés, de 30 años, así como ha localizado hasta 80 piezas de joyería, posiblemente de los robos cometidos, en un zulo en Sarón (Santa María de Cayón) y en Gijón.

El pasado 10 de enero la Guardia Civil informó de la detención de cuatro albaneses, supuestamente integrantes de un grupo criminal que se dedicaba al robo en chalés de Cantabria, a los que se les imputaba el robo en 16 casas de Cantabria.

Este viernes, 17 de enero, el Instituto Armado ha explicado en una nota de prensa que se ha detenido a otro ciudadano albanés, también integrante de esa banda, cuando estaba en la estación de autobuses de Santander con destino a Barcelona, de donde supuestamente procede.

También informa este viernes la Guardia Civil que se puede achacar a este grupo el robo en 17 viviendas, en vez de en 16, aunque considera el Instituto Armado que puede haber más domicilios, porque desconoce la procedencia de algunas de las joyas incautadas.

De hecho, la Guardia Civil ha señalado que se han localizado más de 80 piezas de joyería, 25 de ellas de robos en viviendas de Piélagos, Queveda, Santa Cruz de Bezana y Puente Arce.

Esas joyas fueron recuperadas por la Guardia Civil en un establecimiento de hostelería de Gijón y en un zulo que fue localizado en un descampado de Sarón.

Los detenidos, todos entre 20 y 30 años y que han ingresado en prisión, supuestamente se dedicaban al robo de casas en las que sus inquilinos no estaban, y de las que sustraían objetos de valor y dinero.

La operación que ha llevado a la detención de estos hombres, denominada "Simbal", se inició en diciembre del año pasado cuando la Guardia Civil conoció, dentro de una investigación contra la trata de seres humanos, que dos de los detenidos, que llegaron a la región de Málaga, podían estar dedicándose al robo de viviendas en Cantabria.

Los hombres actuaban a primera hora de la tarde-noche y, mientras unos iban a pie, otro se quedaba en el coche y se situaba en zonas donde pudiera ver si llegaba algún policía.

Una vez cometido los robos, todos se iban al vehículo y volvía a Santander, donde tenían "su centro de operaciones", según señaló el pasado 10 de enero la Guardia Civil.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD