15-01-2020 / 15:11 h EFE

La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha abierto la puerta a unas elecciones catalanas este año si el Parlament acata la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras una sentencia firme, y no prospera una nueva investidura en los dos meses de plazo máximo previsto.

Según ha indicado Budó en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, el ejecutivo catalán calcula que la decisión judicial definitiva sobre la inhabilitación de Torra se demorará unos "meses", porque de hecho en febrero finaliza el plazo para "presentar el recurso de casación ante el Tribunal Supremo".

El Govern está convencido de que Torra no puede ser inhabilitado sin que exista antes una sentencia firme, y un informe encargado al gabinete jurídico de la Generalitat así lo corrobora, ha explicado Budó.

El informe del gabinete jurídico, dependiente del Departamento de Presidencia, reafirma en su cargo a Torra, al sostener que "no se puede introducir una causa de cese del president que no exista en el marco estatutario y legal aplicable".

El texto, firmado por el director del gabinete jurídico, Francesc Esteve, asevera asimismo que tampoco se puede "pretender construir (la causa de cese) por la vía de la deducción o innovación de este marco, ni por la vía de la institución de la analogía".

En rueda de prensa, Budó se ha pronunciado sobre la posibilidad de que el Supremo confirme la sentencia de un año y medio de inhabilitación por desobediencia que impuso el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

En este supuesto, ha señalado la consellera de la Presidencia, "el Parlament se tendrá que posicionar" sobre la misma en el sentido de si la acata y Torra queda inhabilitado como diputado y president, lo que daría pie a que se iniciase automáticamente el plazo para votar una nueva investidura.

"Si se produce una sentencia y el Parlament da cumplimiento (a la inhabilitación), comienzan a correr todos estos plazos, de diez días para que haya una propuesta de un nuevo candidato, de dos meses para una nueva investidura, y si no la hay, ya se iría a una convocatoria directa de elecciones", ha explicado.

Según la portavoz del Govern, "este escenario debe contemplarse, es una posibilidad que hay sobre la mesa", aunque de momento el ejecutivo catalán "trabaja en la redacción del recurso".

En esta misma línea, en Ràdio 4, Torra ha reiterado que no hará caso de una sentencia firme del Tribunal Supremo que lo inhabilite, a menos que sea el Parlamento de Cataluña quien lo "desautorice" y, acatando esa sentencia, lo aparte de sus funciones.

"Si el Parlamento de Cataluña llegase a este extremo de desautorizarme, estaríamos hablando de que seguramente estaríamos unos meses con un presidente en funciones y se convocarían elecciones", ha señalado.

Sobre el encuentro que está previsto que mantenga Torra con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, Budó ha apuntado que "aún no hay una fecha fijada", si bien ambos gabinetes presidenciales trabajan para que se produzca lo más pronto posible.

Budó ha querido dejar claro que primero tiene que haber este encuentro, antes de que se cree la mesa de negociación entre ambos gobiernos, que está prevista en el acuerdo de investidura entre el PSOE y ERC.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD