15-01-2020 / 13:50 h EFE

El decano del Colegio de Abogados de Madrid entre 2007 y 2012, Antonio Hernández-Gil Álvarez-Cienfuegos, ha fallecido esta madrugada en Madrid a los 66 años, según han informado a esta institución sus familiares.

La capilla ardiente tendrá lugar en el patio de la Biblioteca del Colegio de Abogados, en el número 9 de la madrileña calle de Serrano, a partir de las 15.00 horas.

Nacido en Burgos en 1953, Antonio Hernández-Gil cursó la Licenciatura de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en la que en 1975 inició la docencia.

En 1983 y 1986 obtuvo las cátedras de Derecho Civil en la Universidad de Santiago y en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), respectivamente, y en 2011 fue designado doctor "honoris causa" por la Universidad Pontificia de Comillas y miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

De 1981 a 2005 formó parte de la junta de gobierno del Colegio de Abogados de Madrid tras sucesivas elecciones hasta que fue elegido decano en 2007, contando entre los miembros de su junta con el actual decano, José María Alonso, y también fue vicepresidente primero del Consejo General de la Abogacía Española.

Durante su carrera profesional compaginó la docencia y el ejercicio de la abogacía con su presencia en órganos de administración de compañías como Repsol YPF, El Corte Inglés y Barclays Bank, colaborando en el establecimiento de pautas de gobierno corporativo, y en 2017 obtuvo el XXIII Premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio, recuerda el Colegio.

El actual decano del Colegio de Abogados, José María Alonso, ha emitido un obituario en el que destaca que Antonio Hernández-Gil "tuvo muy presente la trascendencia social de la ciencia jurídica y de la abogacía".

Añade que "dejó una profunda huella de lo que significa el compromiso que la Abogacía tiene con las víctimas, con la realidad humana más desfavorecida y con lo intolerable de la vulneración de los derechos humanos fundamentales".

"Aún más, nos invitó a mirar al otro para ver su dolor y hacer lo posible para evitarlo a fin de no tener que sufrir con quien sufre cuando del conflicto derivan derechos primarios en riesgo o vulnerados", agrega José María Alonso.

Y concluye: "Lamentamos y sufrimos por la pérdida de un jurista y una persona de dimensiones tan grandes que por tanto deja un hueco imposible de ocupar".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD