14-01-2020 / 9:40: h EFE

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró hoy que Rusia y Turquía continuarán sus esfuerzos para conseguir el cese de hostilidades en Libia, después de que el mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este de ese país, abandonara Moscú sin firmar el acuerdo de alto el fuego permanente.

"Continuaremos los esfuerzos en ese sentido; de momento no se ha alcanzado un resultado definitivo", señaló Lavrov en una rueda de prensa en Colombo tras fracasar los esfuerzos de mediación de Moscú y Ankara este lunes para sentar las bases de un arreglo político al conflicto armado en el país norteafricano, según recoge la agencia RIA Nóvosti.

Poco antes el Ministerio de Exteriores de Rusia confirmó con un escueto "sí" a la agencia que el líder del Ejército Nacional Libio (LNA) había vuelto a Libia sin firmar el acuerdo de alto el fuego permanente, que por contra sí habían firmado el líder del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, reconocido por la ONU), Fayez al Serraj, y el presidente del Consejo Supremo de Estado, Jaled al Mashri.

Lavrov señaló que Rusia busca ahora unir todos los esfuerzos con otros socios claves para que las partes libias enfrentadas se pongan de acuerdo y cesen las hostilidades.

"Todos los esfuerzos que los europeos están haciendo ahora, incluidos los alemanes, franceses e italianos, los esfuerzos que están haciendo los vecinos libios, Argelia, Egipto, así como los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Catar y Rusia, queremos unirlos y alentar a todas las partes libias a ponerse de acuerdo y a no seguir resolviendo sus diferencias por la fuerza", dijo.

El Gobierno sostenido por la ONU conserva el apoyo político y económico de la Unión Europea (UE) y el militar de Turquía, Catar e Italia, en tanto que Hafter cuenta con el respaldo de Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos y Rusia.

El jefe de la diplomacia rusa consideró además que los libios se "beneficiarían" si el país se convirtiera en "una segunda Siria", en referencia al proceso de "estabilización" que Rusia asegura está en curso en la nación árabe tras casi nueve años de guerra.

Pero, sostuvo, la condición de Estado de Libia fue liquidada en 2011 por la OTAN con sus bombardeos, y "hasta ahora sufrimos las consecuencias de esta acción ilegal, criminal, en primer lugar los propios libios".

El fracaso de las negociaciones de Moscú bajo la mediación de Rusia y Turquía no solo pone en peligro el frágil alto el fuego que está en vigor desde el pasado día 12 y que promovieron las dos potencias, sino también la conferencia internacional que Alemania pretendía celebrar inicialmente el 19 de enero para impulsar una solución política al conflicto armado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD