08-01-2020 / 22:39 h EFE

Un grupo de científicos que equipó a sepias con lentes para la visión tridimensional descubrió que estos moluscos, conocidos también como jibia, choco o cachón, emplean la estereopsis para calcular a qué distancia están sus presas, antes de atacar, según un artículo que publica hoy la revista Science Advances.

Los sepíidos alcanzan una longitud de 30 a 40 centímetros, viven en el fondo de los mares poco profundos y se alimentan de moluscos pequeños, cangrejos, camarones, peces y también de otros congéneres, a los que mastican con sus mandíbulas que igualmente les sirven para defenderse.

La estereopsis ocurre en la percepción visual cuando, a partir de dos imágenes diferentes del mundo físico proyectadas en la retina de cada ojo, el cerebro recompone una imagen tridimensional.

Los sepíidos capturan a sus presas lanzando sus tentáculos y para ello deben situarse a la distancia correcta. Si se aproximan demasiado, la presa puede notarlos y escaparse, y si están demasiado lejos los tentáculos no alcanzan las presas.

"Si bien los sepíidos tienen ojos similares a los humanos, sus cerebros son significativamente distintos", dijo la española Paloma González Bellido, del Departamento de Ecología, Evolución y Comportamiento en el Colegio de Ciencias Biológicas de la Universidad de Minnesota.

"Sabemos que los cerebros de los sepíidos no están fragmentados como los de los humanos", añadió la investigadora nacida en Málaga (España). "Al parecer no tienen una parte sola del cerebro, como nuestro lóbulo occipital, dedicada a procesar la visión", dijo.

"Nuestra investigación muestra que deben tener un área en sus cerebros que compara las imágenes del ojo izquierdo y del ojo derecho de un sepíido y computa las diferencias", dijo la investigadora.

Los investigadores entrenaron sepíidos para que usaran lentes 3D y atacaran las imágenes de dos camarones de colores diferentes, exhibidos en la pantalla de un ordenador en el Laboratorio de Biología Marina de Woods Hole (Massachusetts).

La diferencia en el color de las imágenes permitió que los científicos determinaran si los moluscos comparaban las imágenes entre el ojo derecho y el izquierdo para calcular la distancia a la que estaba la presa.

Y, de manera constante, los moluscos lanzaron su ataque demasiado cerca o demasiado lejos de la pantalla de acuerdo con los cambios de colores de las imágenes.

Estos moluscos, además, tienen la capacidad de rotar sus ojos hasta una posición que les permite mirar al frente, un rasgo único que les distingue de otros cefalópodos como los calamares y los pulpos.

El artículo señaló que es posible que los sepíidos sean los únicos cefalópodos con la capacidad cerebral para computar y usar la estereopsis. Los insectos mántidos son la única otra especie de invertebrados que se conoce que emplean la estereopsis.

"Por la manera en que estos moluscos reaccionaron a las diferencias entre las imágenes podemos establecer claramente que los sepíidos usan la estereopsis cuando cazan", dijo el colega de Gómez Bellido, Trevor Wardill.

"Cuando sólo un ojo ve el camarón, es decir cuando no es posible la estereopsis, los moluscos tardaron más tiempo en ubicarse correctamente", agregó.

"Cuando ambos ojos ven el camarón, es decir cuando el molusco usa la estereopsis, el sepíido puede tomar más rápido la decisión del ataque, y eso marca la diferencia en la captura del almuerzo", aseguró el investigador.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD