01-01-2020 / 12:20 h EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha rechazado el recurso presentado por tres procesados que acusaron de torturas y allanamiento de morada a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que procedieron a su detención, al no existir indicios de la comisión de esos delitos por los agentes, por lo que confirma el archivo del caso para ellos.

Por el contrario, la Sala, que tiene como ponente al magistrado José Luis García, sí ha confirmado la resolución, de un juzgado de instrucción de Murcia, que, en octubre de 2017, acordó continuar las diligencias que había desarrollado contra los ahora recurrentes por los trámites del procedimiento abreviado.

El auto del tribunal, al que ha tenido acceso Efe, indica que el altercado comenzó con un primer incidente cuando dos policías de servicio observaron que uno de los denunciados se encontraba en un parque de Murcia con un perro potencialmente peligroso que estaba suelto.

Al acercarse a él para que se identificara, aquel les azuzó el animal, al tiempo que se dirigía hacia su domicilio, seguido por el can.

Ya en el interior de la casa, intervinieron también, presuntamente, los otros dos procesados, produciéndose enfrentamientos en el transcurso de los cuales volvieron a utilizar al perro como elemento amenazante contra los policías.

La situación llegó a ser tan tensa que uno de los agentes advirtió a los denunciados de que si no encerraban al animal se vería obligado a utilizar su pistola contra el mismo.

Tras solicitar refuerzos, ya que aquellos, supuestamente, se resistían a la detención, se consiguió, finalmente, reducirlos, resultando heridos dos de los investigados y un policía.

Ahora, la Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado el auto que acordó seguir las diligencias por los trámites del procedimiento abreviado por si los hechos fueran constitutivos de los delitos de atentado y resistencia a la autoridad y delito leve de lesiones.

El tribunal confirma también el sobreseimiento del caso para los agentes policiales que fueron denunciados por aquellos al alegar que habían hecho un uso desproporcionado de la fuerza y que había cometido también un delito de allanamiento de morada por entrar en su vivienda sin autorización judicial.

Señala la Sala con respecto a dichos alegatos que no existió allanamiento, porque se trataba de un delito flagrante consistente en impedir la identificación de uno de ellos

que se refugió en el domicilio, para, finalmente, rechazar también la acusación de torturas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD