31-12-2019 / 20:59 h EFE

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes, advirtió este martes en un mensaje con motivo del año nuevo, que "Nicaragua clama un cambio de rumbo", cuando el país se encuentra sumido en una profunda crisis sociopolítica.

"Nicaragua clama un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución y a la institucionalidad. Este cambio exige la realización de elecciones (...) libres e imparciales", resaltó la Comisión religiosa, en su mensaje.

Desde abril de 2018 Nicaragua atraviesa una crisis que ha dejado cientos de muertos, presos, desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, en su mayoría opositores del Gobierno del presidente Daniel Ortega.

La crisis, que ya había sido advertida desde 2014 por el Episcopado nicaragüense, es la peor desde los años 1980 a 1990, también con Ortega siendo presidente.

Diversos sectores, incluidas la iglesia Católica, han recomendado a un adelanto de elecciones en Nicaragua, como solución a la crisis, pero Ortega, quien lleva casi 13 años consecutivos en el poder, se niega a dicha posibilidad.

El clero fue específico en decir que se necesita "un nuevo Consejo Supremo Electoral imparcial, una reforma profunda de la Ley Electoral, la actualización del padrón electoral, el voto de los ciudadanos en el exterior y una supervisión de organismos".

Desde que Ortega volvió al poder en 2007, el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha ganado -entre señalamientos de fraude- todas las elecciones generales, municipales, regionales e institucionales.

La corrupción y el abuso de poder están entre las razones del levantamiento popular de 2018 contra Ortega.

El Gobierrno de Ortega respondió a las protestas pacíficas con ataques armados, mismos que hoy se expresan en "ejecuciones extrajudiciales", según organismos humanitarios locales e internacionales.

"Nuestro pueblo pide nuevas caras, nuevos elementos en la palestra electoral, cuadros renovados con una visión genuinamente ética", agregó la Comisión.

"Frente a tal desafío político-electoral, consideramos tarea urgente que todos nos involucremos activamente para que nuestra sociedad pueda organizarse articuladamente", indicaron los obispos.

El clero también tuvo palabras para el estilo de Gobierno del FSLN, que orienta ser disciplinado ante un pensamiento único, dictado por la esposa de Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo.

"No dejemos que se nos imponga una manera de ser y de pensar. Tengamos el coraje de cambiar, de asumir una nueva mentalidad marcada por valores humanos y cristianos. Este cambio de mentalidad es lo que motiva, ilusiona y exige la juventud de hoy", enfatizó.

Desde julio de 2018 Ortega ha insistido en llamar "golpistas" a los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, lo que ha motivado a sus seguidores a agredir a sacerdotes y profanar templos católicos en diferentes zonas del país.

La crisis de Nicaragua ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organizaciones locales han reportado hasta 651, y Ortega, que dice actuar frente a un "golpe de Estado fallido", admite 200.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD