30-12-2019 / 13:40 h EFE

El ex primer ministro de Brandeburgo Manfred Stolpe, un histórico de la socialdemócracia en el este del país, murió la noche pasada a los 83 años, informaron hoy fuentes del gobierno de ese estado federado que envuelve Berlín.

Stolpe falleció tras años de lucha contra un cáncer. Su enfermedad le mantuvo en los últimos años parcialmente apartado de la vida pública, aunque puntualmente acudía a actos de su Partido Socialdemócrata (SPD) o incidía en la situación del este alemán a través de entrevistas.

Nacido en mayo de 1936 en Szczecin (actual Polonia), Stolpe pasó su infancia y juventud entre varias ciudades de la República Democrática Alemana (RDA). Durante toda su vida estuvo muy vinculado a la Iglesia Evangélica, primero como impulsor de lo que llamaba "Iglesia desde el socialismo" y luego como su interlocutor ante el régimen comunista.

LA SOMBRA DE LA STASI

En 1969 se convirtió en representante de la iglesia Evangélica en Brandeburgo ante el régimen comunista. Una posición que implicaba contactos directos con su policía política, la Stasi, y que ejerció hasta la caída del muro de Berlín, en 1989.

Este cometido propició que, tras la reunificación alemana, su nombre quedase empañado por la sospecha de que había actuado como "colaborador informal" o confidente de la temida Stasi. Nunca pudo desprenderse totalmente de esa sombra, a pesar de los muchos litigios emprendidos contra quienes trataron de difamarlo por ello, principalmente sus rivales políticos.

Ingresó en el SPD en 1990, el año en que la RDA dejó de existir en virtud del Tratado de Unidad y su territorio quedó incorporado al de la República Federal de Alemania (RFA). Ese mismo año se convirtió en primer ministro de Brandeburgo.

DEFENSOR DEL DOMINIO DEL SPD EN EL ESTE

Ocupó esa posición hasta 2002, convertido en una especie de patriarca regional para la socialdemocracia alemana. Brandeburgo se consolidó bajo su liderazgo como feudo del SPD en esa mitad del país, condición que perpetuó luego su sucesor y correligionario, Matthias Platzeck.

Fue ministro de Transportes y Obras Públicas en la segunda legislatura de la coalición entre socialdemócratas y verdes liderada por el canciller Gerhard Schröder, de 2002 a 2005. También desde esa posición, su cometido principal fue reactivar el tejido industrial y las infraestructuras en el social y laboralmente deprimido este alemán.

En este periodo obtuvo del Tribunal Constitucional una especie de triunfo moral. La corte sentenció que no se podía aplicar el término de "exconfidente de la Stasi" a Stolpe, ya que nunca llegó a probarse que hubiera existido esa relación. Referirse a Stolpe como tal vulneraba el debido respeto a su persona.

"Es un día triste para todo Brandeburgo", afirmó hoy el primer ministro del "Land", Dietmar Woidke, asimismo socialdemócrata y reelegido para el cargo tras las regionales del pasado septiembre.

Woidke gobierna en ese estado federado en tripartito con los conservadores y los verdes, una fórmula llamada "coalición Kenia", por la identificación de los colores de su bandera con los que identifican a ese partido. Este tipo de alianzas se han multiplicado en los últimos tiempos en el este como fórmula para mantener políticamente aislada a la ultraderecha, especialmente pujante en esa mitad del país.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD