27-12-2019 / 14:42 h EFE

La Real Fábrica de Cristales de la Granja de San Ildefonso ha anunciado este viernes un plan estratégico para revitalizarse a través de una "transformación total" que la devuelva a la posición que tenía antes de la crisis, la de referente internacional para el gremio del vidrio.

Una modificación integral de los espacios de la fábrica, la apuesta por una formación más práctica que teórica y la colaboración con organismos de todo el mundo son algunos de los ejes que vertebran este nuevo plan, diseñado para llevarse a término hasta 2022.

Según ha presentado este viernes el presidente de la fundación del Sector Público Centro Nacional del Vidrio, Andrés Ortega García, este proyecto de actuaciones buscará devolver a la fábrica a "donde ha estado siempre", de forma que vuelva a ser "el referente que algún día fue".

La emblemática factoría tendrá al frente de este proceso de revitalización a un nuevo director, Javier Ramos Guallart, actual gerente de la Escuela del Patrimonio Cultural, quien ha expresado este viernes a los medios que para él, este cometido es "como volver a casa".

El arquitecto ha explicado que estuvo al frente de unos cursos internacionales de su escuela en la fábrica en 2013 y 2016, en los que convivieron 150 profesionales de diferentes disciplinas para estudiar "cada rincón de la fábrica".

Ramos ha manifestado que, con esta experiencia, su equipo percibió "las posibilidades enormes" y "el futuro espectacular" que tenía la institución por delante.

Uno de los principales ejes de actuación hasta 2022 es que la emblemática fábrica deje de ser un espacio cerrado y se convierta en un centro cultural abierto en el que haya cabida para la formación, el co-working, diversos eventos y encuentros de artesanos del vidrio.

Para materializar esta intención, está planeado abrir al público una calle transversal que cruzará toda la fábrica, en la que pueda tener lugar todas estas actividades.

La formación será otros de los pilares de la nueva fábrica, aunque esta vez más orientada a lo práctico, y no tanto a lo teórico, un problema que, en opinión del nuevo director, fue lo que ocasionó que se cerrase la Escuela Superior de Vidrio por la falta de alumnos.

Ramos considera fundamental la apuesta por la formación en el vidrio soplado, en vistas a una previsible declaración de esta disciplina como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En este contexto, la fábrica busca posicionarse como "referente internacional" en este tipo de formación, y lo hará al ponerse en contacto con centros y escuelas del todo el mundo que traigan alumnos extranjeros a este centro, donde, según ha recordado su director, existe "la mejor biblioteca de Europa sobre vidrio".

Según Javier Ramos, la fábrica es "como un avión parado en una pista, con los 40 trabajadores de la fábrica sacándole brillo todos los días", pero ha apuntado que "aún no vuela", puesto que, en su opinión, "hay que comprar motores y tener tripulación".

Para materializar esta declaración de intenciones, que aún no tiene un presupuesto fijo, harán falta "grandes inversiones" que, según estimaciones del director de la fábrica, pueden llegar hasta unos dos millones de euros.

En vistas de conseguir esta financiación, Ramos confía en la constitución de un consejo de patrocinadores en el que haya firmas internacionales y en trasladar su entusiasmo a las administraciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2020
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD