21-12-2019 / 13:19 h EFE

En Navidad abundan los belenes pero muy pocos se convierten en "trending topic", como ha ocurrido con el de Ourense, que ha sido merecedor de una campaña impulsada en change.org para pedir su retirada al entender que lo componen figuras horripilantes, animales irreconocibles y castillos de saldo, hechos con cajas de electrodomésticos.

Y si no era suficiente, desde el día de ayer falta el Niño Jesús mientras que a una de las figuras le falta una mano.

Desde que se instaló en la plaza de Bispo Cesáreo, no son pocos los usuarios que han optado por tirar del humor para referirse al extraño pesebre que acoge la ciudad y que ya comparan con un capítulo de Walkind Dead, los “yonkizombies” e incluso con el Ecce Homo de Borja, que llegó -éste último- a convertirse en tema del momento por su defectuosa restauración, tal y como recoge una usuaria.

El extraño pesebre se separa tanto de los cánones tradicionales que un tuitero alertaba de que puede “provocar traumas severos sobre la juventud” y “crisis de ansiedad” tras la “visión de los romanos”.

También lo comparan con “un folión de carros de Chantada después de tres katrinas”. “Si este es el Belén Viviente de Jácome, hay que llamar al 061”, se puede leer en los mensajes de Twitter.

Tal es la expectación, que incluso un usuario proponía “construir un canal desde el río Barbaña hasta la Alameda para que las inundaciones lleven por delante” el Belén de Jácome, en alusión al alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome.

Por el momento, este pesebre va camino de convertirse en “trending topic”, a la altura de la Navidad de Vigo en cuanto a repercusión mediática, aunque con más dudas sobre su calidad.

La escenografía, integrada por una Virgen María y un San José, de ojos rasgados, los animales y dos centuriones romanos que custodian el castillo de Poncio Pilatos, se han convertido en pasto de “memes”.

Mientras, desde el ayuntamiento tratan de capear el aluvión de críticas como pueden.

“No salió como esperábamos”, ha reconocido a Efe un decepcionado Mario González, concejal de Cultura del consistorio. El Ayuntamiento de Ourense había adjudicado su instalación y mantenimiento a una empresa de forma directa, con un contrato menor, por un coste final de 18.000 euros.

De hecho, ha explicado que el gobierno local buscó en todo momento abrir este proceso a todas las empresas que quisieron participar pero solo se presentaron dos, una de las cuales fue descartada porque la propuesta “no cumplía” los requisitos que se pedían.

Tras ver las figuras de la empresa ganadora, barajaron incluso la posibilidad de "levantar" el pesebre, ha admitido el concejal.

Por el momento, el polémico Belén ha provocado la puesta en marcha de una iniciativa en change.org para pedir la retirada "cuanto antes" el Belén que equiparan con "una pesadilla" más propia de un evento “macabro”.

En ella, sus detractores critican la presencia de “figuras horripilantes, vestidas con trajes de saldo, animales que no se reconocen" y "castillos hechos con cajas de electrodomésticos", que, advierten, "puede acabar con el espíritu de la Navidad de cualquier familia”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD