18-12-2019 / 21:29 h EFE

Más de un centenar personas se han concentrado esta tarde en el barrio madrileño de La Latina para denunciar la "indigna situación" de los migrantes que se ven abocados a vivir en las calles de la capital y para demandar a las Administraciones "nuevas políticas de acogida" que eviten dicha situación.

Convocada por la Red Solidaria de Acogida coincidiendo con el Día Internacional de Migrante, a la concentración han acudido migrantes y miembros de distintas plataformas y colectivos, así como vecinos que han expresado su solidaridad frente a la "inoperancia" y "el sistema raquítico" de las Administraciones y servicios municipales que ocasiona, según denuncian, que centenares personas duerman en las calles a la espera de ser atendidos.

En la protesta se han coreado consignas como "Racismo institucional, Estado criminal, las fronteras matan o más humanidad y menos crueldad", y se han exhibido pancartas con el lema 'Madrid quiere acoger, los políticos no'.

Además, se ha apelado a extender la "solidaridad vecinal" ante una situación de ven como una emergencia.

Representantes de colectivos sociales que componen la Red Solidaria de Acogida han denunciado durante la protesta que tanto el Ministerio de Trabajo como el Ayuntamiento de Madrid "se tiran la pelota" sin ofrecer soluciones y han criticado que se "estigmatiza a las personas solicitantes" al no brindarles atención bajo el pretexto de que "están desbordados".

Asimismo, la red ha expresado en un manifiesto que las Administraciones en algunas ciudades demoran hasta cuatro meses "para la regularización de documentos" y que durante este período a los migrantes "no se les permite acceder a los recursos destinados a su protección" y, por lo tanto, en muchos casos acaban viviendo en la calle.

Explica la red en el manifiesto que decenas de familias, "en su mayoría solicitantes de protección internacional", han podido salir de las calles por la solidaridad de los vecinos y reitera "la ineficiencia, inoperancia y falta de recursos" por parte de las administraciones competentes.

Asimismo, se queja de que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales dilata los plazos para los refugiados que solicitan protección internacional al dilatar "a su antojo la cita para hacer efectiva esa petición" y acusa al Gobierno de la Comunidad de Madrid de negar los espacios necesarios para acoger a dichas personas.

Entre algunos de los ejemplos de las personas que "malviven" en las calles de Madrid se encuentran jóvenes como Baakir, de 23 años que lleva meses a la espera de regularizar su situación tras huir de los conflictos Bélicos de la República del Congo; o Ikram, una mujer de 31 años que logró huir de Libia y vive gracias a la solidaridad vecinal con su hijo.

Cientos de extranjeros, muchos menores, han dormido al raso este año a la espera de un papel que acredite su estatus de refugiado, un trámite que en Madrid han pedido este año 41.500 personas -más del doble que en 2018-, colapsando así los recursos sociales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD