18-12-2019 / 16:20 h EFE

El bombero Miguel Roldán, que permaneció 22 días en la costa cercana a Libia ayudando a migrantes que huían en precarias embarcaciones y que ha sido distinguido este miércoles por su misión, ha explicado a Efe que se vio desbordado ante la caída al mar de cientos de ellos a la vez, por lo que tuvo que elegir a quién salvaba y a quién dejaba morir.

Roldán, que se define como bombero de vocación, tuvo la oportunidad de unirse a la organización no gubernamental alemana "Jugend Rettet" para poner su "granito de arena" y rescatar a personas que huían desde Trípoli, la capital libia, hacia el Mar Mediterráneo.

En un barco pesquero con capacidad para 50 personas llegaron a tener 300 y a estar en una "situación límite", tenían "comida, agua y poco más", recuerda este malagueño.

"Cuando hay 200 personas flotando en el agua te conviertes en juez", ya que no existen "medios humanos ni materiales" para socorrer a tantas personas, por lo que había que decidir "quién vivía y quien moría", relata a Efe Miguel Roldán.

Su labor en el mar tuvo un desenlace inesperado: la Justicia italiana le acusa a él y a los otros nueve tripulantes de la embarcación de rescate por cooperar en el tráfico de personas, a pesar de que Roldán -al que le piden 20 años de cárcel- ha defendido que no traspasaron esa "línea imaginaria" entre aguas libias e internacionales.

No ir más lejos de lo permitido lo considera como "la decisión más dura de su vida", ya que tuvo como consecuencia dejar morir a personas al no entrar en aguas del país africano sin autorización legal.

En 22 días de navegación, en la que no tocaron tierra hasta terminar su "misión", rescataron y socorrieron a 5.000 migrantes en diferentes condiciones. Según Roldán, lo más sencillo era encontrarse con una embarcación que tuviera escasa flotabilidad, pero "relativamente segura".

En el lado opuesto, y en el peor de los casos, Miguel y su equipo tenían que recoger los cadáveres de quienes habían caído al mar sin posibilidad de recibir ayuda y que salían a flote con el paso de los días, apartándolos en una pequeña barca para evitar el contacto con las personas rescatadas vivas.

Miguel Roldán ha recibido el reconocimiento como socio de honor de la asociación de ayuda a migrantes "Málaga Acoge" en un acto en el que ha afirmado que mientras no exista un apoyo de los gobiernos las organizaciones no gubernamentales son "imprescindibles" aunque no puedan "salvar a todos" y supongan "un parche".

Este bombero que se jugó la vida para salvar otras muchas no se vé en la cárcel, pero confiesa que no dudaría en ir si con ello se le da más visibilidad a la tragedia que se vive en el Mediterráneo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD