18-11-2019 / 19:30 h EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha proclamado este lunes víctima de un "juicio político" y sin garantías que busca "alterar el panorama catalán", aunque ha advertido de que una eventual condena no servirá para cambiar la "voluntad" ni el "destino" del pueblo de Cataluña.

En su alegato final ante la sala del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que lo ha juzgado por desobediencia, Torra ha asegurado que la sentencia "no cambiará la legitimidad" de los miembros del Parlament que lo eligieron, tras lo que ha sentenciado: "Si por defender los derechos de mis compatriotas he de ser condenado, bienvenida sea la condena".

"Este tribunal me puede condenar, sí, me podéis condenar, pero no cambiará la legitimidad de los que me eligieron. Me pueden condenar, sí, pero no cambiaréis en absoluto el compromiso que tengo asumido con el pueblo de Cataluña. Me pueden condenar, pero no cambiaréis la voluntad del pueblo de Cataluña. Me podrán condenar, ciertamente, pero no cambiaréis el destino de este país. La democracia gana siempre", ha exclamado Torra.

"La libertad acabará ganando siempre en este país. Y ante la historia recordad que vuestra condena será vuestra condena", ha enfatizado Torra, dirigiéndose al tribunal, antes de concluir su alegato con la expresión "Visca Catalunya lliure".

El presidente catalán ha resaltado que es en el Parlament donde radica la soberanía de los catalanes y, por lo tanto, es esta cámara la que elige y censura a sus presidentes.

Por este motivo, ha garantizado que mantendrá "su compromiso de fidelidad con el pueblo de Cataluña" con toda su "honestidad" durante los meses que siga en el cargo, "hasta que el Parlament" le quite su confianza.

Dirigiéndose al tribunal, Torra ha denunciado que ha sido sometido a un "juicio político" que quiere "alterar el panorama político catalán".

"Lamento decirles que en este país nos regimos democráticamente y donde se elige a los presidentes es en el Parlament", ha replicado Torra, que ha dado por hecho que los independentistas no se rendirán "nunca" en la defensa de la libertad y la justicia.

En su intervención final, Torra ha justificado que no respondiera por la mañana a la Fiscalía en que entiende que el ministerio público ha dejado de ser un organismo imparcial a raíz de las declaraciones del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, asegurando que este organismo dependía del ejecutivo.

"No es un organismo que vele por la legalidad, sino por los intereses del Gobierno del Estado", ha lamentado Torra, reprendido por el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, que ha advertido de que no podía "consentir" que se "faltara al respeto" a ninguna de las partes, "haya dicho lo que haya dicho quien lo haya dicho".

Tras recordar que en los últimos cien años ha habido nueve presidentes de la Generalitat juzgados, Torra ha señalado que el hecho de que él sea el primero que se sienta en el banquillo en activo da razones de más a una "gran mayoría" de catalanes que quieren culminar el proceso de independencia.

Torra ha dicho que no ha acudido al juicio "ni aturdido ni en silencio", sino "firme y decidido" a "acusar al Estado" de intentar vulnerar sus derechos y los de los catalanes, en una vista ante un tribunal que no es "imparcial" y cuyos miembros cree que se tendrían que haber abstenido de formar parte de la sala de enjuiciamiento.

El presidente catalán ha aprovechado además para mandar un mensaje de "solidaridad" a los independentistas investigados en causas penales vinculadas al proceso catalán.

Como ya había hecho por la mañana, ha admitido que desobedeció, cuando le han preguntado si acató la orden de la JEC: "La respuesta no puede ser más sencilla, claro que no. No podía ni tenía que hacerlo como presidente de la Generalitat".

"Si la pregunta es si la tenía que acatar, la respuesta es 'claro que no, no se puede acatar una orden ilegal'", ha insistido Torra, que ha subrayado que la primera de sus obligaciones es velar por que se respeten los derechos y libertades de todos los catalanes.

Al hilo de esta argumentación, ha asegurado: "Si por defender los derechos y libertades de los catalanes tengo que ser condenado, bienvenida sea la condena. No vengo aturdido ni en silencio, ni renunciaré nunca a defender los derechos civiles, sociales y políticos de todos los catalanes".

"Nunca renunciaré al derecho a la autodeterminación, a defender a nuestros presos políticos y exiliados, ni a la dignidad de los que me han precedido en el cargo", ha prometido.

En la misma línea, su abogado, Gonzalo Boye, ha insistido en su informe en que la JEC no es un organismo superior al presidente de la Generalitat y ha acusado al árbitro electoral de "falta de imparcialidad" y de actuar de forma "absolutamente politizada", incurriendo en un "colonialismo duro y puro".

Boye ha recriminado la "falta de respeto" con que cree que se ha tratado a Torra a lo largo del juicio, ya que, por su cargo, las partes se tendrían que haber referido a él, ha dicho erróneamente, con la expresión "muy ilustre presidente", si bien el trato que le corresponde es el de "muy honorable", reconocimiento que el abogado ha acabado usando correctamente.

A ello ha replicado Barrientos, que ha precisado que se ha referido a Torra con el mismo trato y consideración que a los demás ciudadanos que se sientan en el banquillo, para no incurrir en privilegio o trato de favor.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD