12-11-2019 / 10:20 h EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un juzgado de instrucción de San Javier que en enero de 2018 condenó a una mujer al pago de una multa de 600 euros por cambiar la cerradura del local que había arrendado al denunciante.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que no consta que cuando ocurrieron los hechos, en julio de 2017, el contrato de arrendamiento no estuviera vigente, por lo que la acusada cometió un delito leve de coacciones.

En su recurso, la afectada pidió la nulidad del juicio al asegurar que fue citada al mismo en calidad de denunciante, y no de denunciada, por lo que no pudo articular las medios de prueba de los que disponía.

La Sala no da importancia alguna a ese error, ya que comenta que conocía la existencia de la denuncia presentada contra ella y que incluso prestó declaración ante la Guardia Civil y admitió el cambio de cerradura.

Igualmente, si tenía dudas sobre el particular pudo haber acudido al juzgado para resolverla, lo que no hizo, por lo que si no propuso pruebas fue por su propia voluntad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD